El Clarín / Donald Trump había prometido traer la energía del mundo del espectáculo a la convención republicana, pero fueron los demócratas quienes montaron un show con importantes figuras del espectáculo para investir a Hillary Clinton como su candidata presidencial.

Poco antes de que Clinton pronunciara el discurso de aceptación de una candidatura histórica, la Convención Nacional Demócrata, celebrada en Filadelfia, presentó a una de las mayores estrellas: Katy Perry.

La cantante pop de 31 años imprimió a la convención el aura de sus shows, con los delegados bailando y alzando sus celulares iluminados.