El Pais / Madrid, 10 Jun (Europa Press).- Comer una dieta vegetariana o principalmente basada en plantas está asociado con una variedad de beneficios para la salud. Pero simplemente ser vegetariano no es suficiente para cosechar esos beneficios, la calidad de los alimentos también importa, según nuevas investigaciones que se presentan en ‘Nutrition 2018’, la reunión de la Sociedad Americana de Nutrición, que se celebra hasta el martes en Boston, Estados Unidos.

Consumir más proteína vegetal y menos proteínas derivadas de animales se vincula con un menor riesgo de enfermedad coronaria. En un estudio de casi 6.000 personas con sede en Países Bajos, los que comieron más proteínas vegetales a expensas de las proteínas de origen animal mostraron un menor riesgo de desarrollar enfermedad coronaria durante un periodo medio de seguimiento de más de 13 años.

Además, un estudio de 4.500 adultos brasileños reveló que las personas que consumen regularmente más proteínas vegetales registraban casi un 60 por ciento menos de probabilidades de mostrar evidencia de placa en las arterias del corazón basada en la puntuación de calcio de la arteria coronaria, que los que consumen más proteínas de origen animal. La acumulación de placa se utiliza comúnmente para evaluar el riesgo de enfermedad cardiaca.

Por otro lado, entre los sudasiáticos que viven Estados Unidos, observó que las personas que seguían una dieta vegetariana presentaban menos factores de riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes, incluido un índice de masa corporal (IMC) más bajo, circunferencia de cintura más pequeña y menores cantidades de grasa abdominal, colesterol más bajo y menor azúcar en la sangre en comparación con personas del mismo grupo demográfico que comieron carne.

La calidad de los vegetales y la salud

Un análisis de los cambios en el peso corporal entre más de 125.000 adultos en periodos de 4 años muestra que las dietas basadas en plantas ricas en alimentos de alta calidad a base de plantas (como granos integrales, frutas, vegetales y nueces) se asociaron con un menor aumento de peso. Sin embargo, una mayor ingesta de alimentos no saludables basados en plantas (como dulces, granos refinados y papas fritas) se relacionó con un aumento de peso significativamente mayor, según este estudio de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

En esta línea, un estudio de casi 30.000 adultos estadounidenses refuerza la evidencia de que una dieta de mayor calidad ayuda a vivir más tiempo y sugiere que la calidad de los alimentos de origen vegetal en la dieta es más importante que la calidad de los alimentos de origen animal. Mejores elecciones en los componentes basados ??en plantas de la dieta redujeron la mortalidad en un 30 por ciento, mientras que los componentes de mayor calidad en los alimentos animales tuvieron poco efecto sobre la mortalidad.

El efecto beneficioso de los alimentos de origen vegetal de alta calidad fue aún más pronunciado entre las personas con enfermedades crónicas, tal y como concluyen los investigadores de este trabajo, de la Universidad Tufts, Somerville/Medford, cerca de Boston, Massachusetts, Estados Unidos.