Ecuavista / Cuando se trata de sexo antes del matrimonio, mucho puede ser mejor que poco. Una nueva investigación sugiere que las mujeres que solo tuvieron dos parejas sexuales (su esposo y alguien más) tenían más probabilidades de divorciarse que aquellas que tuvieron o sólo uno o más.   Aunque el motivo no esta claro, el autor Nicholas Wolfinger, de la Universidad de Utah , especula que las mujeres con exactamente dos parejas sexuales tendían a comparar más a sus esposos con su pareja pasada.   Para determinar como el cambio en las actitudes respecto al sexo premarital ha afectado el riesgo de divorcio, Wolfinger miró los datos de tres rondas de las Encuesta Nacional del Crecimiento Familiar de E.U.A. , una encuesta respecto al matrimonio y el comportamiento sexual. Fue colectada en 2002, entre 2006 y 2010 y entre 2011 y 2013.   Los hallazgos confirmaron algo que es fácil notar simplemente viendo nuestro entorno: es mucho más probabilidades que las mujeres tengan sexo premarital hoy día que hace 50 años. Cerca del 21% de las mujeres que se casaron en la década de los 70 no habían tenido otra pareja sexual, mientras que sólo el 5% de las mujeres que se casaron a partir del 2010 reportaron ser vírgenes.   Además, el estudio descubrió que tener más parejas sexuales estaba asociado con una menor estabilidad marital. Las mujeres que se casaron vírgenes tenían menos probabilidades de divorciarse en los primeros cinco años.   Pero, curiosamente, las mujeres que reportaron haber tenido dos tuvieron las tasas más altas entre 1980 y 1990. Por ejemplo, en la década de los 80, cerca del 28% de estos matrimonios se disolvieron en un lapso de cinco años; a comparación un 18% de matrimonios terminaron cuando las mujeres habían tenido más de 10 parejas sexuales premaritales.   Para el 2000, las mujeres que habían tenido más de 10 parejas sexuales vieron sus matrimonios disolverse en cinco años casi el 33% de veces.