Primicia / Ha sido considerada la primera escuela socializadora que transmite los valores y principios generacionales.

?La familia es la base fundamental de la sociedad?.

Esta frase es repetida siempre y no es más que una forma para tratar de resaltar el gran papel que tiene la familia como institución de crear y formar a seres humanos íntegros en todos los ámbitos en los que se desarrollen.

La sociedad ha sufrido algunos cambios que afectan a la familia y su desarrollo.

Ha dado un giro total y se puede decir que no es la misma desde hace 50 años.

Cada 15 de mayo se celebra el Día Mundial de la Familia, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objetivo de concientizar sobre los valores y lazos familiares.

A propósito de la celebración, expertos dan su opinión sobre cuáles son los retos que tiene esta ?institución? por delante, sobre todo en una sociedad latinoamericana cada vez más matriarcal, de relaciones a corto plazo, de divorcios y de otras prioridades.

Experto El sociólogo y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) núcleo Guayana, Luis Cumana, asegura que un elemento clave para la socialización es la familia.

Expresa que se   institucionalizó hace mucho tiempo para que las personas pudieran saber a qué núcleo pertenecían.

Para Cumana el papel principal que toda familia debe cumplir es la transmisión de una generación a otra los valores y principios, ya que es ella la que dicta cuáles son las primeras normas que se deben seguir y de qué forma actuar en la sociedad.

?La familia nos marca desde el momento en el que nacemos y por ello los seres humanos somos profundamente sociales?. De igual forma asegura que estas no son las mismas que de hace 30 años por varias razones.

Diferencias Son muchos los factores que han influido en el cambio de las mismas.

El profesor recuerda que la mujer ha dejado de ser la mamá tradicional, que se quedaba en casa al cuidado de sus hijos y del hogar, para involucrase en el mundo laboral.

Debido a esto, el niño es ocupado en otras actividades y hace posible que tenga una visión más amplia de lo que es la familia.

Otros de los cambios es el rol que ahora juegan los medios de comunicación en la sociedad y que influyen directamente en el modo de comportamiento y habla en los hogares.

Asevera que los cambios se han logrado sin importar lo que los individuos hagan.

Entre las variaciones, Cumana manifiesta que se debe reconstruir el tema de los valores familiares ya que en la sociedad moderna se han dejado atrás los principios fundamentales, lo que impulsa a la realización de actos desviados.

Por otro lado, condena el hecho de que en el país no existan políticas públicas que refuercen el papel de las familias cuando estas fallan.

Insta   a todos los hogares venezolanos a retomar la transmisión de valores y principios para que se conviertan en el papel protagónico en la vida de ese nuevo ciudadano.

El sociólogo asegura que las familias cambiarán más en un futuro, ya que las mujeres están retardando los embarazos y los individuos ya no quieren asumir compromisos.

Problemas de las familias El sacerdote y vicario de la parroquia, Nuestra Señora Del Valle, Frank Márquez, asegura que la familia es la célula principal en la sociedad y que en la actualidad con los problemas económicos que atraviesa Venezuela, en particular,   la mayor dificultad que está viviendo es el hambre.

Manifiesta que muchas son las familias que no pueden adquirir los productos necesarios para cubrir sus necesidades alimentarias, bien sea por desempleo o porque simplemente el sueldo no les alcanza.

Márquez anuncia que la iglesia tiene una propuesta para trabajar en conjunto con la sociedad y el Estado para que las estas tengan cómo cubrir sus necesidades básicas.

?Los padres hacen lo que pueden pero no es suficiente, es nuestro deber ayudar?.

De igual forma, insiste en que la crisis económica que por ejemplo vive Venezuela, afecta y desestabiliza a cualquier institución y en este caso con mucha más escala a los hogares.

Cataloga este tipo de situación como un ataque directo a lo que es la primera institución socializadora.

Otro de los problemas que enfrentan es la falta de padres en las familias. Sostiene que el seno familiar está siendo abandonado por los hombres por la falta de compromiso, lo que conlleva a crear un verdadero caos, especialmente en los niños que carecen muchas veces de afecto.

?La tarea principal de la iglesia es ayudar a esas familias, sobre todo a aquellas que no tienen a una de sus figuras principales, madre o padre, por los motivos que sean?.

Divorcio El representante de la iglesia católica se refiere al divorcio como una acción no deseada por la institución religiosa.

Lo cataloga como un círculo vicioso al que acuden los hombres y mujeres para no adquirir compromisos de por vida.

Y que dicha acción afecta a la estabilidad de un hogar y por ende de una familia. Por otro lado habla de las parejas del mismo sexo que han adoptado o que quieren adoptar, en este caso expresa que las uniones homosexuales no pueden ser llamadas matrimonios.

La iglesia establece que un matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, y que los niños tienen derecho a estar dentro de una familia con mamá y papá para que así, de acuerdo a su sexo, se puedan identificar con sus padres.

El sacerdote acota que en estos casos los roles no están claros.

Aclara que las uniones homoparentales crean confusión en los niños y está desintegrando lo que se conoce como una familia.

Por último destaca que San Juan Pablo II, el papa de las familias y los recientes papas, han dicho que las iglesias deben ayudar a estos núcleos de la sociedad para que sean fuertes y puedan enfrentar el Estado en cuanto a la exigencia de que se garanticen los derechos humanos y se cumplan las leyes.

Nidos vacíos y nostalgia La coach familiar, Irma Vecchionacce, expresa que el éxodo familiar del cuál es víctima la sociedad venezolana es una situación novedosa.

Esto se debe a que especialmente las familias venezolanas se crían, crecen y envejecen juntas.

Sin embargo expresa que la distancia familiar no representa la ruptura de la misma, solo que hay que aprender nuevas formas de comunicación.

?A nosotros no nos preparan para el duelo, y la separación es eso, un duelo?.

La coach asegura que las familias deben aprender a vivir la nueva situación y a entender que la cohesión familiar no tienen nada que ver con la cercanía, por lo que aclara que se puede estar lejos y mantener esa relación intacta.

Vecchionacce también se refiere a los retos que enfrenta la familia, y uno de ellos es para los padres.

Manifiesta que el verdadero desafío es que tanto padre como madre se vean realmente como creadores de seres humanos, que entiendan que las emociones cuentan mucho más que un título universitario.

?Hoy en día debemos ser más padres que nunca, somos responsables de crear a seres humanos sensibles y eso va más allá de una carrera universitaria, hay que colocar en juego nuestra fuerza vital para sacar a delante a nuestros hijos?.

Saca a relucir otro reto: la comunicación.

Manifiesta que las familias deben tomarse el tiempo para compartir.

Para ella no se trata de calidad y cantidad sino de ambas cosas.

Hace un llamado para que las familias se preocupen en ser y que los papás estén siempre presentes.

?Las familias se han transformado porque el ser lo ha hecho?.

Por ello, insta a que los jefes de hogar a que sepan diferenciar lo que es importante   de lo urgente.

Dura situación Para la directora de la Unidad Educativa Colegio Iqbal Masih, Elimar Portuguez, la familia actual venezolana padece una grave crisis con la escasez de alimentos, medicinas y demás.

El tema vuelve al tapete. Para la directora las familias se están rompiendo por la separación ya que muchos han dejado sus hogares para ir en búsqueda de una mejor situación económica.

Para ello, el colegio tiene una escuela a la que asisten padres y representantes para poder conversar con un psicólogo que los ayude ante cualquier problema en su entorno.

Comunicación, tiempo, paciencia, reforzar los vínculos y asumir la paternidad con mucha responsabilidad son los puntos en los que coinciden los declarantes.   Afrontar el futuro tomando como base estas variables permitirá fortalecer la familia actual y las de las próximas generaciones.