@TipsFemeninos // La magia de Cartagena // Miami. Aquí les brindo este artículo que me pareció super interesante para todos aquellos que ya están pensando en planificar sus vacaciones.

“Fin de Año en Cartagena es magia. Es mezclar buena comida con bonitas playas y gente bacana, como dicen aquí”.

Carlos Manuel Barrios es un trotamundos que mezcla dos culturas: nació en Venezuela y vive desde hace años en Buenos Aires, Argentina. Al “Corralito de Piedra” llegó el 23 de diciembre con el firme propósito de pasar Navidad y Fin de Año. Quiere ser protagonista de una experiencia delirante y va por buen camino -él mismo lo dice-.

Caminar por el Centro Histórico en las noches es casi una proeza, por decenas de turistas. Hay que abrirse paso entre visitantes, pues así como Carlos, nacionales y extranjeros prefieren gozar estas fechas en La Heroica, alejados de sus familiares, vecinos, ciudad o país. Y es que de Cartagena no solo encantan sus playas, dice Carlos, también cautivan la historia y arquitectura. El desparpajo de su gente y la bulla de las noches. Los números lo confirman: según la Corporación Turismo de Cartagena de Indias (Corpoturismo), entre el 15 de diciembre de 2015 y el 15 de enero de 2016, la ciudad espera 255 mil turistas.

Y yo, yo sigo recorriendo el Centro en busca de más trotamundos. ¿Será que encontraron en Cartagena aquello que realmente buscaban? Mientras camino, el sol me abraza.

Convencida de que los turistas se quejarían por algo, voy con Mónica -colega y amiga- a “corretear” extranjeros. Falta poco para la una de la tarde y no hemos almorzado, así cualquier camino se hace largo. No importa, hay que cumplir el objetivo.

¿Y LOS “LUNARES”?
Pensando en qué preguntar a mis entrevistados, comento a Mónica que esta es una ciudad encantadora y turística por excelencia, pero hay algo indiscutible: existen “lunares” que empañan su belleza y decepcionan a visitantes y, por supuesto, a locales. Tres ejemplos: los precios altos, la movilidad y la inseguridad. ¿Será que los visitantes lo notan?

Cerca de la Torre del Reloj, están dos jóvenes que preguntan en un punto de información turística. Mónica y yo aceleramos el paso para no dejarlos escapar. Ellos visten bermudas cortas y ajustadas al cuerpo. Por sus “pintas” descomplicadas suponemos que están de paseo en la ciudad. ¡Sí! Son Guilherme Doamaral y Gabriel Nogueira, un par de brasileños con ganas de disfrutar del sol y las playas.

“En Brasil se habla mucho de Cartagena. Escuchábamos que era una ciudad muy bonita. Tengo amigos que estuvieron aquí y les gustó muchísimo. Para mí, en realidad, es mucho mejor de lo que esperaba. Disfrutaré de la ciudad hasta el 4 de enero”, dice Guilherme con una sonrisa “de oreja a oreja”.

Con esa respuesta, mi compañera y yo seguimos nuestra travesía por la Plaza de la Aduana. Parece que los turistas escasean. Es fácil contar los pocos que caminan por aquí…un momento: entre varios vendedores, logro ver a dos, cerca a la estatua de Blas de Lezo.

Se trata de Janka Bondareva, viene de Rusia y esta es su primera vez en Cartagena. Cuenta que el 20 de diciembre puso los pies en estas tierras. Sus ojos azules se confunden con el cielo despejado de esta tarde. Con una sonrisa tan tímida como su español, comenta: “todo me ha parecido espectacular. Hay música, mar, sol, comida y la gente es buena. Sí ha cumplido con mis expectativas, le recomendaría este destino a mis amigos, claro que sí”.

El español de Bondareva le permite decir, además, que está haciendo un video para compartirlo en internet. Quiere mostrar a sus compatriotas los sitios maravillosos que le han gustado de Cartagena.

Muy cerca de Janka, está Carlos. Usa gafas oscuras y un sombrero para protegerse del sol. Luce espontáneo y agrega: “la verdad este lugar sobrepasa mis expectativas. Un poquito más caro, pero volvería”.

Zully Salazar Fuentes, presidenta de la Corporación Turismo Cartagena de Indias, asegura que “la ciudad tiene cifras de crecimiento de turistas sin precedentes, un mayor número de frecuencias aéreas, un mayor número de habitaciones y más demanda por nuestro destino”.

En una entrevista exclusiva a este medio, en días pasados, Salazar reconoció que “tenemos que seguir trabajando en aumentar los pasajeros, mejorar en atención al cliente y en la campaña de no abusar de los turistas”.
Y pensando en las declaraciones de Zully Salazar, me atrevo a preguntar a Gabriel:

-¿Qué no te gustó de Cartagena?

-“Yo creo que nada. A mí me encantó todo”, dice, luego de pensar unos segundos y fijar su mirada hacia la emblemática Torre del Reloj, esa que ha contado cada minuto de la historia la Ciudad Amurallada.

OPINIÓN
Guilherme Doamaral, turista: En Brasil se habla mucho de Cartagena. Escuchábamos que era una ciudad muy bonita. Tengo amigos que estuvieron aquí y les gustó muchísimo”.

Fuente: www.eluniversal.com.co

@TipsFemeninos