@TipsFemeninos // La Navidad un momento mágico para los niños // Miami. Cada año todos celebramos la noche de 24 de diciembre con muy buena actitud y siguiendo las distintas tradiciones que en cada lugar tiene. Los adultos estamos acostumbrados a los regalos, las compras, las fotos, la fiesta, al árbol, entre otros, pero qué pasa con los niños? Desde que me convertí en madre el mes de diciembre cambió para mi, porque me parece que esas tradiciones son indispensables para mis hijos, ellos crecerán con esos recuerdos y la responsabilidad es aún más grande.

Desde mi punto de vista la Navidad es un momento de unión, es una excusa perfecta para resaltar los valores como el compartir, el respeto, el comer en familia, honrar a los abuelos, etc. En fin, una temporada para regresar a casa.

Los niños también tienen su propia manera de vivirla, a continuación les dejo un artículo de Baby Center que me pareció muy interesante, espero que lo disfruten:

Aunque cuando tiene 1 año tu hijo todavía es pequeño para comprender el sentido de las fiestas navideñas, es buena idea iniciarlo en tus tradiciones familiares, sea acudir a una posada, cantar villancicos o escribir una carta a los Reyes Magos o a Santa Claus. A partir de los 2 años, aunque no entienda aún el sentido abstracto de las fiestas, estará mucho más emocionado e involucrado en los preparativos y rituales de tu familia.

La temporada navideña, además de alegría, también trae desafíos especiales para tu hijo. Es importante recordar siempre su etapa de desarrollo y su temperamento a fin de evitar problemas, o manejarlos con aplomo cuando surjan. Unos cuantos consejos que pueden serte útiles:

  • Entiende su recelo. Si piensas llevar a tu hijo a visitar a Santa Claus o a entregarle la carta a los Reyes Magos, explícale quiénes son primero (cuantos más años tenga mejor lo entenderá), y ayúdale a familiarizarse con su aspecto enseñándole ilustraciones en un libro. No le fuerces a tomarse una foto con Santa Claus o con un Rey Mago si no quiere. Te quedan aún muchos años por delante para hacerlo.
  • Esta es la temporada de las pataletas. De los 12 a los 18 meses, la palabra favorita de tu hijo quizás sea “No” y estará probando constantemente cuáles son sus límites haciendo cosas prohibidas. Por ejemplo, alargará la mano para agarrar los frágiles adornos del árbol de Navidad o las figurillas de barro del Nacimiento, y se detendrá un momento para mirarte cuando le digas “No” (puede que incluso sacuda la cabeza diciendo “No” a su vez), pero luego volverá a hacer exactamente lo mismo para probar si reaccionas de la misma forma.A partir del año y medio probablemente tendrá una pataleta cuando no le permitas conseguir lo que desea. Llévalo contigo a pasear o a comprar si puedes tomártelo con calma, pero si vas a hacer un montón de mandados navideños serás mucho más eficaz si dejas a tu hijo con tu pareja o una niñera.
  • Cuidado con el exceso de estímulos. Con todo el ajetreo de las fiestas, es fácil perder de vista que tantas caras nuevas, luces y sonidos pueden ser demasiado para el niño. Presta atención a sus reacciones y ponlo a hacer una siesta o a dormir cuando notes que está cansado o, si no tiene sueño, llévalo a una habitación tranquila y léele unos libros o juega a algo calmado con él hasta que se relaje.
  • Sigue su horario habitual. Cambiar el horario de un niño suele causar muchos de los problemas que surgen en las fiestas. Siempre que sea posible trata de mantener las mismas horas de siempre para acostarlo y despertarlo. Es mejor encontrar una habitación tranquila donde pueda hacer una siesta que pasarte el resto del día con un niño excesivamente cansado.

Feliz Navidad

@TipsFemeninos