A Tu salud / Siempre les escribo sobre lo importante de preservar nuestra calidad de vida y hoy no va a ser diferente. Muchas personas consideran como algo normal, comer y experimentar después diversas molestias que se engloban bajo la denominación ?dispepsias? . Y créanme comer y sentir una sensación extrema de llenura, acompañada de acidez, náuseas, gases, reflujo y dolor abdominal, no es normal. Muchos se justifican pensando, ?es que comí mucho? , pero no siempre es así. El cuerpo con todas esas manifestaciones les está gritando: ? aprendan a comer? y esa es una tarea que por nuestro bienestar debemos asumir.

Pruebe bajando cantidades y anotando cómo se siente después de comer uno u otro alimento, pues muchas veces somos intolerantes sin saberlo. En mi caso, mi estómago no procesa los lácteos, y lo descubrí después de muchos años por descarte y de la mano de mi médico. Y aclaro, los síntomas no solo eran gástricos, también eran respiratorios y yo lo atribuía a una alergia al polvo.

Yo siempre justificaba mi indigestión porque comía mucho, a las mezclas locas de alimentos o al no reposar la comida, pero la verdad esas no eran las causas. No podemos ir por la vida si escuchar a nuestro organismo ¿Por qué? Porque el mismo responde a lo que no tolera con procesos inflamatorios, que tarde o temprano nos enferman. Patologías éstas que no siempre afectan al sistema digestivo, como les expliqué, en mi caso, fueron jaquecas, pólipos en los senos paranasales, infecciones a repetición que durante años mermaron mi condición física.

Foto Referencial

Lea también:  ¿Por qué nuestro malestar crónico?

Aliméntense sanamente y en cantidades adecuadas? El determinar qué alimentos nos son afines y qué es lo primero que debemos hacer para optimizar nuestra digestión, se hace por descarte y conversando con nuestro especialista de confianza. Pero además, debemos procurarnos buenos hábitos alimenticios.

Ingerir alimentos ricos en fibra,  probióticos  y mantener una adecuada hidratación, son claves para una digestión saludable. De acuerdo a lo que he aprendido de la mano de nutricionistas como @adolforochafit, existe un conjunto de alimentos que pueden mejorar y proteger el funcionamiento del aparato digestivo, como aquellos ricos en enzimas digestivas, alto contenido de fibra y probióticos, es decir, unos microorganismos que favorecen el desarrollo de la flora microbiana. Entre ellos se encuentran: la alfalfa, los brotes germinados, el aguacate, los vegetales de hojas verdes (espinaca, lechuga, berro), la lechosa, la piña, el cambur y la miel. Además del yogurt natural, las aceitunas, encurtidos y chocolate negro,

Con respecto a la fibra, que puede ser soluble e insoluble, opten por la soluble si buscan saciedad, cuya parte vegetal absorbe  agua  y  actúa como  una especie de  gel durante la digestión, enlenteciendo nuestra digestión y haciéndonos sentir llenos por más tiempo. Alimentos con fibra soluble : la avena en hojuelas, cebada, granos de cualquier tipo, guayaba, frutos secos, semillas, zanahoria, auyama, brócoli y yuca.

Foto Referencial

Si buscan evacuar regularmente o evitar el estreñimiento consuman fibra insoluble , ya que no puede ser absorbida por el aparato digestivo, lo que favorece el tránsito intestinal, aumentando el volumen de las heces y regularizando la evacuación.  La puede conseguir en el afrecho, cereales integrales, maíz en grano y vegetales de hoja verde.

El ejercicio ayuda? Aunque no lo crean, la actividad física regular es una gran herramienta para generarnos bienestar, tanto, que entre sus beneficios, contribuye con el buen funcionamiento del sistema digestivo.

Para comenzar, fortalece los músculos del abdomen y estimula la contracción adecuada de los intestinos, de esta forma optimiza la movilidad de los alimentos a lo largo del aparato gastrointestinal. También ?produce la liberación de los neurotransmisores denominados endorfinas que reducen los niveles de estrés y al estar menos ansiosos mejora el tránsito intestinal evitando el estreñimiento. El evacuar de manera regular nos ayuda a mantener un peso saludable, mejora la oxigenación y circulación de todos los órganos. También contribuye a aumentar la flora bacteriana del intestino, lo cual a su vez potencia el sistema inmune.

Foto Referencial

¿Desean una buena digestión? Regálense 20 minutos para comer en un sitio tranquilo, sin distractores, enfóquense en masticar lentamente.  Procuren hacer entre 5 a 6 comidas pequeñas, respetando lo más que puedan los horarios, en lugar de hacer menos comidas y muy copiosas. Por otra parte y ya se los escribí, que estas comidas sean ricas en fibra y alimentos cargados de nutrientes.

Limiten el consumo de frituras, alimentos grasosos y harinas refinadas. Eviten consumir platillos muy condimentados o a temperaturas extremas, ya sea muy calientes o muy fríos. Eviten el uso de vestuario muy ajustado y traten de cenar dos horas antes de acostarse.

Entonces? ¡Manos a la obra en pro de su bienestar digestivo y su calidad de vida!

Lea también:  ¡Dormir es tan vital como el agua!

Comenta y se parte de nuestra comunidad Post Views: 14