Union Radio / SANTIAGO DE CHILE.- Las lentejuelas y los vibrantes colores metálicos encandilaron hoy la segunda jornada del Santiago Fashion Week 2018, que tuvo al icónico diseñador español Custo Barcelona como broche de oro.

Custo Dalmau, alma y corazón de la firma, pisó por primera vez las pasarelas chilenas para revelar más de 60 piezas de su última colección otoño-invierno 2018, que ya presentó en la Semana de la Moda de Nueva York en febrero pasado.

Cortes asimétricos, brillos y texturas en mini vestidos, faldas, pantalones y encendidos abrigos deslumbraron a los asistentes, cautivados por la colección “Sí, soy yo”, inspirada en la mujer “segura de sí misma”, que destaca por la innovación y el riesgo.

La “customanía” debutó este sábado en Chile, con un proyecto que “basa su ADN en la fusión de materiales y colores; apuesta por un lenguaje contemporáneo, piezas inclasificables y que no recuerden a nada”, sostuvo el modisto, que próximamente inaugurará dos tiendas en el país suramericano.

Antes, la diseñadora chilena Camila Pontikas arrancó la pasarela con una propuesta futurista en vestidos y palazzos en tonos plata, fosforescentes blancos y detalles negros.

Las transparencias, sugerentes escotes y aplicaciones espejadas conquistaron a las más de 1.500 personas que repletaron el Centro de Convenciones Parque Titanium de Santiago, lo que marcó la entrada a las estaciones más frías del año.

El terciopelo fue el rey indiscutido en este desfile, en el que se presentaron por primera vez las creaciones de la venezolana radicada en Chile, Leticia Faviani, dueña de la firma To Go By Letti.

Las gamuzas también se lucieron en vestidos asimétricos y texturados, que lucían finos detalles en flecos y encajes.

EFE