El Diario de Caracas / En la fase del enamoramiento todas queremos estar pegadas a nuestra pareja. Las pláticas son eternas, las caricias tiernas y el sexo increíble. Sin embargo, mudarse juntos es una decisión que debes tomar con la cabeza, (también con el corazón, pero escucha a tu sentido común primero).

No hay guías para decidir cuándo es el momento ideal para vivir con la pareja, ¡quisiéramos saberla!, así que solo nos queda reflexionar y evaluar si estamos listas para dar el siguiente paso en pareja.

Múdate con tu novio si…

No te sientes presionada por hacerlo

El que lleves varios años con tu novio, no significa que sea él con quien te tengas que quedar. ¿Es monotonía o verdadero amor? Si crees que es lo segundo, y que además crecería si comienzan a vivir juntos, es momento de irte a vivir con él.

Han superado problemas juntos

Las situaciones difíciles a menudo fortalecen a las parejas. Si en tu relación ocurrió algo que a ambos los puso a prueba, como la distancia o los problemas familiares o económicos y lograron salir adelante, están listos para llevar una vida juntos.

Sus planes a largo plazo son similares

Por años se ha dicho que las personalidades diferentes se complementan, pero si a eso, le sumamos que los planes a largo plazo son totalmente diferentes, lo más probable es que no funcionen juntos. ¿Tú deseas tener una gran familia, pero él solo quiere tener una mascota? Quizá deberías pensarlo dos veces.

Puedes hablar de todo con él

Has llegado a ese punto en el que puedes platicar de todo con tu pareja, estén o no de acuerdo, siempre están dispuestos a escucharse el uno al otro para debatir o simplemente para escuchar.

Has aprendido a amar sus defectos

Entre tus planes no está cambiar su forma de ser. Conoces su personalidad y aunque en ocasiones, no coincidan del todo, se las arreglan para que las diferencias no se conviertan en un problema.

Vivir con la persona que amas puede convertirse en una grata experiencia y con mucho aprendizaje, ¿con cuál de estas señales te identificaste? ¡Cuéntanos!

Fuente: ActitudFem / MV