Informe 21 / Convertir los hábitos saludables en un estilo de vida es el objetivo al que todos se deben plantear llegar. Una vida sana otorga un sinfín de ventajas y bendiciones en todos los aspectos que se puedan lograr imaginar.

La mayoría de personas admiradas por su físico o grandes habilidades, no son más que consecuencia de una vida saludable que permite lucir de gran manera tanto externa, como internamente.

Para lucir (y sentirte) de la mejor manera, los hábitos que no debes dejar de incluir en tu rutina son:

1. Buena alimentación

No hay excusa para no llevar una buena alimentación. “La comida chatarra es deliciosa” sí, pero muy dañina. Además, ¿Acaso no has probado los vegetales y las frutas? Estos alimentos son tan exquisitos como nutritivos para el cuerpo.

El arte consiste en llevar una dieta equilibrada, donde si bien se pueden se incluir alimentos de casi cualquier clase, se deben evitar el exceso de los mismos a toda costa. El equilibrio en las comidas se encargará de aportar los nutrientes necesarios; ni más, ni menos.

Se recomienda ingerir cuatro comidas al día (sí, la merienda también es esencial). El desayuno es el plato más importante de todos, y para comenzar el día ¿Qué mejor que una comida nutritiva? Lo ideal se basa en una fruta, un lácteo y un hidrato. En el almuerzo y la cena se recomienda un 50% de vegetales y la otra mitad divida entre hidratos de carbono y las siempre importantes proteínas. Para la merienda nada viene mejor que una buena fruta.

2. Ejercicio y actividad física

Y no, no son lo mismo; el ejercicio se basa en movimientos corporales programados, estructurados y repetitivos, mientras que la actividad física está compuesta de cualquier movimiento corporal como lo pueden ser sentarse o caminar, por ejemplo.

Lo mejor es practicar ambas, aunque solo la actividad física ya se presenta de gran ayuda. Pasar todo el día sin mover “ni un dedo” es una de las peores cosas que se le pueden hacer al cuerpo.

La actividad física constante produce una gran cantidad de beneficios entre los que figuran la reducción de enfermedades cardiovasculares, la quema de calorías y el fortalecimiento de los músculos y huesos.

Cuando se ejercita el cuerpo se activan hormonas como la serotonina la cual, entre muchos otros efectos, influye positivamente en el estado de ánimo de las personas. Por ende, los lugares que se prestan para estas actividades suelen estar colmados de personas sonrientes.

3. La hidratación

Son muchos los casos de personas que por una u otra razón no beben agua, sin saber lo indispensable que esta es para la salud y el cuerpo humano.

Se debe ingerir al menos tres litros de agua todos y cada uno de los días, sin contar aquellos donde se lleva a cabo una actividad física y el consumo aumenta notablemente.

Pero, ¿Cuáles son los motivos para consumir agua? Pues, mejora de manera muy notable el aspecto de la piel y el cabello; de hecho, la piel reseca es falta de agua, principalmente. Además, este líquido elimina toxinas y ayuda en el metabolismo y digestión, por si fuera poco.

Para facilitar el consumo de agua hasta volverlo un hábito (ya que no muchas personas lo tienen) se recomienda siempre andar con termo cargado y llevarlo a todo lugar. Establecer una meta al día de ocho vasos diarios también es muy recomendable.

4. Dormir bien

El sueño es de las acciones más importantes que se pueden llevar a cabo. El cuerpo necesita el sueño como los mismos alimentos, inclusive; por lo que se debe procurar siempre descansar bien, las horas correctas y en el momento adecuado.

Se recomienda dormir entre seis y ocho horas diarias para recuperar todas las energías perdidas durante el día. Cabe resaltar que estas horas de sueño deben ser continuas y por la noche, ya que las pequeñas siestas de tarde no cuentan mucho.

Entre los hábitos más sacrificados se encuentra el sueño y que lance la primera piedra aquel que no ha dejado de dormir por cumplir alguna actividad pendiente. Otro ejemplo claro tiene lugar en la mayoría de fiestas y celebraciones, ya que por lo general se hacen de noche.

La organización diaria juega un papel fundamental en dormir las horas de sueño indicadas. Un día rinde para todo aquello que se quiera hacer, siempre y cuando esté distribuido de la mejor manera; por lo que dormir nunca se tendría que ver afectado.

5. Cero vicios

Está de más decir lo malo que pueden ser los vicios comunes para la salud. Sin embargo, algunos como el consumo de alcohol en eventos sociales, por ejemplo, puede verse difícil de evitar; en estos casos el consumo debe ser muy leve.

Otros vicios como el cigarrillo si son muy malos para la salud desde cualquier punto de vista donde se observe. Estos, como advierten sus presentaciones, pueden tener efectos nocivos para la salud y se aconseja dejarlos a un lado.

Los efectos de los vicios no suelen aparecer en edades tempranas (a pesar de que lo hacen), sino tras los años de consumo donde ya el organismo es más débil y las enfermedades afectan de manera más directa la salud.

6. La mente en forma

El cerebro requiere estar en forma para ser lo más saludable posible. Simplemente, es quien ordena todo y si él no está bien, que puede quedar para lo demás elementos…

La mente juega un papel fundamental en todo lo que sea posible imaginar, por ende, es vital mantenerla en forma y disminuir el deterioro cognitivo o la aparición de demencia.

Los especialistas en la materia indican que el deterioro mental es primordial evitarlo y esto solo se logra ejercitando la mente a través de ejercicios de concentración, memoria, atención y demás.

Muchas veces los viajes u otros métodos de desconexión también se presentan como herramientas de gran ayuda para la mente. Un tiempo de descanso y tranquilidad, saliendo de la rutina laboral, nunca vendrá mal. NP

EA