La Verdad / Alrededor de 100 periodistas acudieron al evento, organizado en un hotel de la localidad turística y trufado con actividades alternativas como tirolina y buceo de superficie en un paraje escogido por su parecido con Bird Island, el lugar donde se desarrolla la trama de la cinta. Todo ello para celebrar el estreno el próximo día 20 de The Angry Birds Movie, una comedia de animación en 3D para todos los públicos basada en la popular aplicación de móvil que, desde su lanzamiento en 2009, ha sido descargada más de tres mil millones de veces. 

La cinta, dirigida por los debutantes Clay Kaytis y Fergal Reilly, respeta la premisa tradicional del videojuego, en donde unos pájaros furiosos atacan las fortalezas de unos rollizos cerdos que les han robado unos huevos.  El guión presenta a los pájaros como habitantes de un idílico islote del que jamás han salido y en el que viven sin amenazas en un ambiente de armonía permanente, hasta que las oscuras intenciones de los puercos dan al traste con la felicidad que reina en Bird Island.  El héroe del filme es Red, -el popular pájaro rojo-, al que Jason Sudeikis presta su voz en la versión original. 

Red, que vive marginado en la isla por sus problemas de temperamento, no encaja en ese mundo feliz y es obligado a asistir a terapia para controlar sus enfados.  “Es curioso cómo las escenas de mi personaje con Matilda -la terapeuta que le trata, con la voz de Maya Rudolph- me recordaban, irónicamente, a momentos de One Flew Over the Cuckoo’s Nest (1975)”, explicó Sudeikis, en referencia a la relación entre los personajes de Jack Nicholson y Louise Fletcher en aquel filme. 

“Creo que todos nos hemos sentido incomprendidos en algún instante, incluso cuando creemos que actuamos con intenciones puras y con buen corazón. Por eso me atrajo la película, que funciona de forma inteligente como historia fundacional para este videojuego tan popular”.  El intérprete de 40 años, que mantiene una relación con Olivia Wilde, comentó que su hijo, Otis, de dos años, vio recientemente la cinta -era la primera que veía en su vida- y que reaccionó “con asombro” al comprobar que la voz de Red era la de su padre.