Confirmado / Durante muchos años, se ha dicho que comer semen tiene propiedades benéficas para el organismo, algo que ha generado controversia ya que también puede causar enfermedades, pero ¿cuál es la realidad de estos mitos?

La realidad es que en efecto, el semen tiene muchos beneficios, aunque muchas mujeres prefieren no descubrirlo porque les genera asco , pues el olor y la consistencia no son nada agradables, además de que lo consideran poco higiénico. En cambio, hay quienes no tienen inconveniente y lo disfrutan en gran medida.

El semen contiene cientos de nutrientes y otros elementos que influyen en distintas áreas del organismo y si no lo crees, te decimos cuáles son estos beneficios:

– Mantiene tu piel hidrata: desde hace más de 3,000 años, el semen se ha utilizado para hidratar la piel e incluso muchos productos cosméticos, lo incluyen en su fórmula. Para tener mejores resultados, los expertos recomiendan aplicarlo directamente, es decir, al natural.

– Reduce el riesgo de cáncer: diversos estudios han demostrado que el semen, reduce en un 40% el riesgo de que las mujeres tengan cáncer debido a que contiene selenio, una sustancia que previene el desarrollo de células cancerígenas.

– Evita las náuseas del embarazo: si estás embarazada, el mejor remedio para olvidarte de las náuseas, es consumir una pequeña dosis de semen, siempre y cuando sea del padre del bebé.

– Mejora la apariencia de tu cabello: los nutrientes que contiene, hacen que tu cabello esté más fuerte, sedoso y brillante. Mejora tu ánimo: es un buen antidepresivo natural ya que ayuda a segregar oxitocina y serotonina, hormonas relacionadas con la felicidad.

-Funciona como suplemento de vitaminas: si quieres dejar de tomar pastillas de vitaminas, sólo consume un poco de semen. De esta manera, obtendrás calcio, zinc, potasio, magnesio, vitamina B12 y C. Asimismo, aporta aminoácidos, proteínas, fructosa, glucosa y minerales.

-Regula el período menstrual : segrega hormonas necesarias para que el ciclo menstrual se desarrolle correctamente. También ayuda a preparar al cuerpo para el embarazo, en caso de que se esté buscando.  

Aunque son muchas las ventajas, debes estar consciente que puede causar problemas como la transmisión de enfermedades sexuales. Antes de comerlo, asegúrate que tu pareja no tenga alguna infección y procura hacerlo con sólo una persona.

Cabe decir que también puede provocar diarrea, por lo que si sientes malestar, no te asustes.