Ámbito / Roma es conocida como la “Ciudad Eterna “. Este reconocimiento no es para menos, ya que los monumentos y edificios históricos convierten a las calles de la capital de Italia en u n verdadero viaje en el tiempo .

El Coliseo romano es tal vez el ícono turístico que atrae a millones personas al año. Sin embargo, la ciudad que supo ser el centro de uno de los imperios más poderosos de la historia tiene guardado cientos de secretos listos para ser descubiertos.

Quienes quieran conocer una vista única de Roma deben ir hasta la colina de Aventino para visitar Villa del Priorato . Allí, en la sede de los Caballeros de Malta, podrán observar a través de la cerradura de su gran portón de entrada y apreciar una vista única de la cúpula de la basílica de San Pedro. Ideal para sacar una fotografía y compartirla en redes sociales.

A metros del Coliseo los turistas que lleguen a Roma pueden visitar también la iglesia de San Stefano Rotondo , el primer templo circular que se construyó en la ciudad. La iglesia fue construida en el período 468-473 y en sus orígenes tenía nada menos que ocho entradas. En el lugar se encuentran unos 34 frescos que se aprecian sobre su pared circular.

La calidad del helado italiano no es ningún secreto. Los que saben recomiendan ir a las heladerías de la zona de Piazza Navona y pedir el Tartufo Nero, una trufa helada presentada con crema de chocolate, cacao y crema. Para probar este manjar, los especialistas invitan a conocer la Gelateria TreScalini . Otra oportunidad para compartir en Instagram.

El cementerio de los protestantes es otro de los lugares que no puede faltar en una visita a Roma. En esta necrópolis hay unas cuatro mil tumbas que sirvieron de reposo final para los fieles que no eran católicos. Antiguamente, no se permitían entierros de no católicos en la ciudad por lo que debían ser sepultados fuera de la misma. Entre sus personajes se encuentran los poetas ingleses Percy Shelley y John Keats , así como también el fundador del Partido Comunista de Italia, Antonio Gramsci .

Roma no sólo es historia imperial, también tiene un pasado reciente fascinante. Pier Paolo Pasolini es uno de los referentes culturales más importantes que ha dado Italia en el siglo veinte. El cineasta adoraba esta ciudad y tenía su barrio favorito: San Lorenzo , el más bohemio de los distritos romanos. En este barrio se concentra la “movida” romana y es uno de los enclaves del pulso cultural de Roma. En la actualidad allí trabajan artistas a quienes se los puede visitar en pleno proceso creativo.