Expansión / Las navieras prevén un aumento de pasajeros españoles.

Sólo el 1,2% de los españoles ha viajado en crucero. Este porcentaje, que parece muy bajo, no es muy distinto al de otros países europeos y es un motivo de esperanza para la industria de cruceros. Según datos de la Asociación Internacional de Líneas de Crucero de Europa, este negocio mueve 1.200 millones de euros en España, emplea a 25.500 personas y deja 20 millones de euros a los puertos en concepto de tasas al pasaje.

Por todo esto, España se ha convertido en uno de los mercados más atractivos para las navieras que lanzan importantes campañas de publicidad y márketing en nuestro país y que adaptan su oferta a los gustos de los españoles. Costa Cruceros, Pullmantur o MSC Cruceros ya han confirmado un aumento del número de pasajeros para este año que podría ser de entre el 15% y el 20%.

Para cumplir con estas previsiones tan ambiciosas, estas navieras, que consideran superada la crisis económica, apuestan por la gastronomía española a bordo, por la modalidad todo incluido o por estancias más largas en los puertos, tres aspectos que para los cruceristas españoles son importantes en comparación con los viajeros de otras nacionalidades a la hora de elegir crucero más allá de las características del barco.

Springwater Capital adquiere el 51% de Pullmantur Cruceros “Debido a los signos de recuperación que hemos visto en la economía española, así como un creciente interés en los cruceros, pensamos que éste es el momento adecuado para juntar la amplia experiencia de nuestro valioso equipo con la experiencia en turismo y viajes a nivel local del equipo de Springwater”. Así anunciaba ayer Richard Fain, presidente y consejero delegado de Royal Caribbean, una operación que permitirá la creación de una ‘joint venture’ con el fondo suizo para la gestión de ambas marcas. Springwater Capital adquiere así el 51% de Pullmantur, marca destinada al mercado español y latinoamericano, y Croisières de France, que opera en Francia. Royal Caribbean ostentará el 49% restante y mantendrá la propiedad de barcos y aviones, que actualmente son operados por Pullmantur y Croisières de France y que serán alquilados a la nueva empresa. Este acuerdo amplía la relación existente entre ambas compañías en los negocios de transporte aéreo, agencia de viajes y turoperación a través del grupo Wamos, constituido a partir del negocio turístico no relacionado con la actividad de cruceros de Pullmantur que Springwater adquirió a Royal Caribbean hace dos años y en el que la naviera mantiene una participación minoritaria.