Confirmado / El término ?masajes eróticos? podría ser tomado por algo complicado si no ampliamos nuestra mente al momento de estar en la cama. Nuestra habitación o el lugar donde decidamos tener relaciones sexuales debe ser un lugar donde podamos relajarnos y disfrutar. Así que debemos buscar ciertas maneras o acciones que nos ayuden con este estado anímico.

Lo primero que se debe pensar es que los masajes eróticos son una forma para expresar cariño y dedicación a nuestra pareja, así que debemos despreocuparnos de que tan bien lo vamos a hacer.

Introducción a los masajes eróticos: masajes relajantes y rehabilitantes

Nuestro interés principal es relajar a nuestra pareja, lo cual nos lleva a realizar masajes sin ninguna intención sexual, así liberamos los puntos de estrés que tiene el cuerpo de nuestro acompañante. La espalda, el cuello y las piernas pueden ser puntos claves para los masajes, esto también te ayudará a demostrarle cariño a tu pareja, un motor bastante bueno para el sexo.

Olvida cualquier complejo de fisioterapeuta que creas que necesitas para aplicar masajes; mientras tengas paciencia y dedicación, podrás ser el/la mejor masajista del mundo.

Antes o después del sexo, puedes recurrir a los masajes para regenerar energías para un segundo asalto. Para esto necesitas buscar cuales son las partes del cuerpo de tu pareja que los relajen más. Como parte del encanto erótico que puedes aplicarle a estos masajes, usando plumas, objetos suaves y sugestivos para que la llama haga presencia en el escenario.

Masajes eróticos

La base para los masajes eróticos reside en las caricias que sugestionan a nuestra pareja. Puedes recurrir a caricias delicadas usando la punta de tus dedos, haciendo movimientos sugerentes que puedan ensuciar la mente de tu amante. A continuación, te daremos unos consejos buenísimos para la ejecución de estas caricias eróticas:

Los masajes en la espalda son perfectos para la relajación durante el juego previo, usando como recurso las caricias suaves sobre la columna vertebral. Cuando volteamos a la pareja boca arriba, podemos seducir a través de la estimulación ¿cómo hacemos eso? Jugando con el pecho de nuestra pareja, usando también caricias atrevidas que pueden culminar en masturbación (Tanto femenina como masculina)