@TipsFemeninos // Los masajes sensuales una experiencia única // Miami.  Los masajes sensuales resultan una de las alternativas de seducción más completas que existen; porque, realmente podemos impactar los cinco sentidos de la pareja garantizando placer sexual, más allá de una experiencia única y súper especial, digna de dioses.

Antes de comenzar a masajear cada centímetro de su piel, procura preparar tus manos hidratándolas, calentándolas un poco antes de tocar a tu pareja y muy importante desvistiéndolas para la ocasión; resulta importante librarnos de los anillos, pulsera, y cuanto accesorio pueda lastimar la piel, especialmente las zonas más sensibles del cuerpo.

Bien sea que traces un camino desde la cabeza y hasta los pies, viceversa; o prefieras saltar de un punto a otro por cada zona susceptible; siempre resulta mejor suprimir algún sentido para aumentar la intriga, y activar el resto de sensaciones. Quizás puedes optar por el tradicional antifaz, o sujetando las extremidades de tu pareja para inmovilizarlo, dejándolo rendido a tus pies; o también puedes probar con alguna mordaza que puedes ubicar en modelos de cinta, cuero y hasta con caramelos para distraer el paladar de tu pareja mientras completas el masaje.

Comienza liberando el estrés y tensión acumulado en su cuerpo, ofreciéndole un baño en la ducha o bañera con agua tibia y sales marinas especialmente dedicadas a consentir la piel, antes de la acción sexual.

Independientemente del recorrido que escojas no te olvides de dedicar tiempo y empeño lavando y masajeando sus pies; preferiblemente de rodillas frente a el, procurándole una imagen bastante sugerente para sus fantasías de dominio y sumisión. Desde este ángulo y una vez completes la tarea, puedes regalarle un masaje directo en el pene con las manos, o si prefieres con los labios para completar la experiencia.

Si te quieres dedicar a la zona de la espalda y cuello, luego del baño acuéstalo boca abajo en la cama y móntate sobre sus caderas mientras te dedicas a masajear toda la extensión de su columna, comenzando con caricias en el cabello y recorriendo cada vertebra hasta el coxis. Este masaje puedes alternarlo con el roce directo de tus pechos sobre su espalda y cuello, además de besos y cuanta cosa le quieras decir susurrándole al oído.

Para aquellas que desean masajear justamente el genital, recuerda incluir la mayor cantidad de puntos sensibles y permitidos por tu pareja, dedicándole tiempo y un roce especifico en cada área; no tienes que ser experta en masajes, basta con que realices el tocamiento de forma consiente alternando temperaturas, texturas y direcciones del movimiento que imprimes con tus manos.

Fuente: ErikaTipoWeb

@TipsFemeninos