Informe 21 / Las candidatas a Miss Venezuela recurrirán a la psicóloga para ejercer sus derechos, pero tendrán deberes para garantizarlos… “Mi papel fundamental es el de salvaguardar el prestigio del Miss Venezuela, una reputación ganada durante décadas; estamos en pleno siglo 21 y obviamente hay que irse adaptando a los tiempos, adecuar las normas, actualizar los procesos de selección y dotar a las concursantes de herramientas profesionales tomadas de las ciencias de la conducta, así como potenciar su desarrollo psicológico”. Así describe a grandes rasgos la psicóloga María Mercedes Gessen sus recién estrenadas funciones como consultora del certamen…

La también presidenta de la Sociedad de Psicología Clínica de Venezuela forma parte de los nuevos cargos creados a raíz de la reorganización del concurso, que ahora dirige un Comité Ejecutivo integrado por María Gabriela Isler, Nina Sicilia y Jacqueline Aguilera, tres ex misses que ahora asumen las responsabilidades que durante 40 años tuvo Osmel Sousa, cuya renuncia intempestiva se produjo en marzo pasado. Se ha dicho que María Mercedes Gessen será una especie de consejera y defensora de las aspirantes a coronarse, desde este año en adelante, como Miss Venezuela. Destaca que buscará crear “un ambiente de trabajo en el que se promueva un trato digno y respetuoso entre las participantes del concurso”.

-El Miss Venezuela siempre ha procurado el empoderamiento de la mujer, es una organización emblemática del país, incontables mujeres han logrado enorme éxito en sus vidas gracias al concurso, mujeres célebres que se convirtieron en profesionales del mundo del arte y el espectáculo, conductoras en programas de radio y de televisión, actrices de teatro, telenovelas y filmografía, y en periodistas renombradas. Han sido mujeres emprendedoras que, gracias al trampolín del Miss Venezuela, hoy son gerentes y dueñas de empresas de bienes y servicios, o maravillosas conductoras o gerentes de programas sociales. Desde Susana Duijm, miles de jóvenes se han beneficiado de esta extraordinaria oportunidad que ofrece el Miss Venezuela. Tampoco podemos olvidar que muchas de ellas igualmente se desempeñaron con gran éxito en la gerencia de entidades públicas.

-A raíz de su designación, dijo que “recibirá cualquier inquietud por parte de las misses para canalizar su resolución”. ¿De qué manera lo hará? -Como psicóloga, me guío por la ética profesional. Las misses podrán plantear cualquier situación que las haga sentirse incómodas o que sea un alerta sobre una posible vulneración de sus derechos. Es una responsabilidad de esta consejería defender sus derechos y su bienestar, así como contribuir a la resolución de cualquier inquietud sobre temas que pudieran vulnerar esos derechos.

-¿Intervendrá en los casos en que haya candidatas que busquen fuentes de financiamiento distintas a las que les proporciona el certamen, lo que habría provocado la reestructuración del concurso? -Las misses deberán regirse por las normas que se están definiendo y contaran con todo el apoyo del Miss Venezuela.

-¿Qué líneas maestras recibió de parte de la Organización Miss Venezuela y su Comité Ejecutivo para el desempeño de sus funciones? -En primer término, estamos ya trabajando conjuntamente con Nina Sicilia, María Gabriela Isler y Jacqueline Aguilera, del Comité Ejecutivo, y con la vicepresidencia de Responsabilidad Social Empresarial de la Organización Cisneros, que dirige María Ignacia Arcaya, en la definición de los derechos de las concursantes, compromisos que tendrán que respetar a fin de garantizar sus derechos. También, intervendremos en la formación y desarrollo de la inteligencia emocional y en el respaldo psicológico de las misses, para manejar el auto-reconocimiento emocional, el autocontrol, y la automotivación. Igualmente, el reconocimiento de las emociones de las personas y el manejo de las relaciones interpersonales, y en cualquier situación de estrés o tensión propias de un certamen de esta magnitud.

-¿Tendrá voz y voto en las resoluciones que allí se tomen? -Una consejería, al formar parte de una organización, se desempeña como un staff asesor y no como un ejecutivo de línea. De esta consejería saldrán sugerencias, recomendaciones, propuestas y orientaciones en materia preventiva y correctiva, en situaciones que pudieran generar algún comportamiento fuera de las normas del certamen, de manera general. En mi ámbito de competencia se dirigirá el proceso de ayuda y de coaching psicológico de las misses, desarrollo de inteligencia emocional, capacitación para la toma de decisiones de las participantes, talleres de habilidades y otros aspectos propios del área.

-¿Cuán estrictos serán a la hora de aplicar los controles internos que se establezcan para salvaguardar la ética e integridad del certamen? -Tanto como sea necesario.

-Siendo profesional de la psicología, ¿cómo describe un reto tan inusual, como el que ahora se le presenta, de trabajar nada menos que con reinas de belleza? -Me vas a perdonar, pero no es nada inusual. Quienes nos hemos desempeñado en el campo de la psicología organizacional lo hacemos en el ámbito empresarial o de las instituciones. Pero sí debo confesarte que para mí es un orgullo y un gran prestigio, como profesional, prestar mis servicios en el Miss Venezuela y con las misses. Me siento muy feliz de hacerlo.

-¿Cómo aplicar nuevas normas de organización y hasta de comportamiento entre los involucrados en el certamen, en un modelo de gestión tan exitoso como ha sido hasta ahora el de Miss Venezuela? -Bueno, si algo he aprendido de la Organización Cisneros, es que todas las cosas, por más bien que parezcan, siempre se pueden mejorar.

-¿No cree que la Organización Miss Venezuela debe apelar a su apreciable legado empresarial, traducido en innumerables triunfos internacionales y el éxito posterior de tantas misses en lo profesional, ante el acoso de algunos medios sensacionalistas, que le habrían dado cabida a denuncias irresponsables y sin pruebas contra el certamen? -Toda actividad debe ser transparente. Más aún toda actividad pública, gubernamental o empresarial. Esto conlleva una enorme responsabilidad, que el Miss Venezuela ha aceptado como organización, o individualmente, por cada miembro del Comité Ejecutivo, y por esta Consejería. Por su parte, la opinión pública tiene la responsabilidad de informar de la manera más veraz posible. Las críticas, positivas o negativas, se deben asumir, pero si somos transparentes, al final, la realidad se impondrá sobre las suposiciones o los comentarios. Nadie duda de lo extraordinariamente positivo que ha sido el Miss Venezuela para este país y de la proyección que ha logrado la mujer venezolana en el mundo gracias al certamen, y no solo por su belleza, sino también por su competencia. AQUILINO JOSE MATA / EL UNIVERSAL

Fuente: http://www.eluniversal.com/entretenimiento/12290/maria-mercedes-gessen-l…