@TipsFemeninos // Mitos y verdades sobre la diabetes // Miami. Pareciera mentira, pero  en nuestra sociedad muchas veces le creemos más al vecino o a algún familiar que a los médicos, y por eso es que muchas enfermedades resultan peor de lo que se llegó a imaginar. La diabetes no es la excepción, se tejen muchas teorías frente a esta enfermedad, que de no tratarse puede llegar a complicaciones crónicas como: ceguera, píe diabético, insuficiencia renal, o problemas del corazón.

El doctor Richard Giovanni Buendía, Médico Internista, Endocrinólogo y Epidemiólogo Clínico quien asistió al taller de diabetes organizado por la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo, nos aclaró algunos mitos frente a la enfermedad.

Mito

La medicina alternativa, el ejercicio y la dieta pueden reemplazar los medicamentos prescritos por mi médico.

Rta: La medicina alternativa como tés, hierbas y jugos nunca reemplazarán el tratamiento prescrito por el médico. Muchas personas abandonan su tratamiento, provocando que su condición empeore. Es importante mantener una dieta saludable, hacer ejercicio constantemente, medir los niveles de glucosa y seguir el tratamiento indicado por el médico. Puede ser una opción pero nunca reemplaza el medicamento.

Mito

Los medicamentos tendrán un impacto en mi peso.

Rta: Controlar el peso es un factor importante del plan integral de atención de la diabetes. Si se usan según las indicaciones, los medicamentos orales para controlar la diabetes tipo 2 pueden ayudar a los pacientes a alcanzar el peso objetivo indicado por su médico. Sin embargo, el exceso de calorías y el sedentarismo hacen que las células del organismo reciban más glucosa de la necesaria acumulándose en forma de grasa.

Mito

Las personas con diabetes no pueden comer dulces ni chocolates.

Rta: Es un mito. El paciente diabético que cuenta lo que come en carbohidratos (porción de arroz 45 gramos, 1 pan 15 gramos), ellos pueden darse pequeños gustos de vez en cuando de comer otras cosas. Y si cuentan carbohidratos, saben que un helado te da 30 gramos de carbohidratos y lo puedo bajar con una dosis adicional de insulina, se maneja así.

Los dulces, chocolates y postres pueden ser consumidos por personas con diabetes siempre y cuando sus niveles de glucosa en la sangre sean adecuados. La clave es tener una pequeña porción y guardarlos para ocasiones especiales, no como parte principal de la dieta.

Mito

Los medicamentos funcionan para todos los pacientes.

Rta: Cada paciente es un mundo aparte, no todos los medicamentos responden de la misma forma en todos los pacientes. Hay más de 20 tipos de insulina y diferentes clases de medicamentos orales que trabajan en diferentes formas para reducir los niveles de glucosa en la sangre.

Mito

“Si no tengo síntomas, mi diabetes está bajo control”.

Rta: La diabetes tipo 2 puede no presentar síntomas físicos pero eso no quiere decir que está bajo control. El monitoreo constante de la glucosa en la sangre es la única manera de asegurarse de que su diabetes está controlada. Este monitoreo es primordial en el autocuidado y control de la diabetes. La Asociación de Diabetes sugiere los siguientes niveles: 1) Antes de las comidas: 80 a 130 mg/dl.

2) 1-2 horas después de la comida: menos de 180 miligramo por decilitro, mg/dl.

Revise con su médico cuáles son los niveles óptimos de acuerdo a su perfil.

Mito Las ‘aguas benditas’ sí funcionan. Rta: En Bogotá se consigue una mata que se llama ‘la mata de la insulina’, la efectividad de este tipo de medicamentos (hablando de medicamento naturales) es muy limitada. Hay un tubérculo, el yacón, no es mito, lo utilizan los pacientes. Hay estudios básicos, no sabemos por qué pero hay una disminución de los niveles de glicemia, pero eso no tiene estudios clínicos, no es de recomendación, nada de aguitas y matas. Siga su dieta, ejercicios y su terapia farmacológica, estamos jugando con el tiempo,  en la diabetes tipo 2 si no se mejora termina ciego, infartado, amputado y en diálisis.

Mito

“Los medicamentos para controlar la diabetes pueden dañar mis ojos y riñones”

Rta: Esto es una creencia muy común. La aparición de complicaciones de la enfermedad a menudo coincide con la prescripción de medicamentos orales o insulina. Esto no se debe a la utilización de estos fármacos, sino a prolongados niveles de glucosa fuera de control que han estado afectando diferentes órganos de nuestro cuerpo.