El Nacional / Desde elegantes y chic hasta los que rayan en lo psicodélico, las azafatas y comandantes de a bordo han lucido una variedad de uniformes en sus casi nueve décadas en el aire.

Los uniformes fueron imperativos desde el vamos, cuando el personal de vuelo se vestía con ropa de enfermería para inspirar confianza entre los pasajeros.

Desde entonces, los trajes de las azafatas han trazado una trayectoria que combina historia de la aviación y moda vintage, con las azafatas a menudo a la vanguardia de la imaginación popular. Algunos uniformes eran inviables por lo poco prácticos, pero definitivamente memorables. Es el caso de una aerolínea cuyo personal debía usar sacos brillantes y cascos espaciales en la cabeza. El problema -entre otros- era que estas escafandras ocupaban demasiado espacio en los compartimentos superiores.

Otros uniformes cuentan con un estilo moderno y vigente, que no se verían fuera de lugar en una pasarela de hoy.

 

Air France, por Christian Lacroix (2005)

El Museo SFO, en el aeropuerto internacional de San Francisco, exhibe Fashion in Flight (Moda en vuelo), una exposición de 70 uniformes de azafatas, desde 1930 hasta hoy, con diseños que incluyen a los modistas Christian Dior, Yves Saint Laurent, Cristobal Balenciaga, Emilio Pucci y Ralph Lauren. Las piezas se exhiben en la terminal internacional.

San Francisco fue el lugar lógico para exhibir la muestra, ya que la primera azafata mujer, Ellen Church, fue contratada en esta ciudad en 1930. Church era piloto y enfermera.

Boeing Air Transport (fuera de servicio) no la quería contratar como piloto, pero ella logró convencerlos de que las enfermeras podían tranquilizar a los pasajeros y atenderlos en caso de que se descompensaran en pleno vuelo.

?El uniforme necesita tener una función, proyectar autoridad y lograr una identidad, al tiempo que tiene que estar a la moda. Debe ser actual, atractivo y llamativo?, señaló John Hill, curador de la exhibición. ?Es un gran desafío y hay algunos casos brillantes de éxito?.