El Tiempo de Colombia / ¿Cómo las personas que recomiendan dietas y rutinas de ejercicio logran tener abdominales marcados y consiguen verse como un atleta sin serlo?

Esa fue la pregunta que motivó a Dahiana Castillo, nutricionista de la Universidad de Santander y epidemióloga de la Universidad del Rosario, a escribir No coma cuento, un libro que encarna una voz de protesta, un llamado a la reflexión y una crítica constructiva frente a las metodologías que los llamados influenciadores recomiendan en redes sociales para tener un cuerpo esbelto.

“Mi día a día, y el de mis colegas, se convirtió en ver redes sociales, indignarnos y enfrentarnos en consulta a pacientes con mitos, frustraciones e incluso trastornos de conducta alimenticia causados por estilos de vida que alguien les recomendó en internet”, asegura.

Para ella, una de las causas de esta situación, que tilda como alarmante, es que “muchos colombianos están dejando su salud en manos de personas que son patrocinadas por marcas; manejan una red social a la perfección, pero no revelan completamente cómo llegaron a verse de la manera como se muestran (con un cuerpo musculoso)”.

Castillo asegura que el crecimiento de este problema se debe principalmente a que la mayoría de personas que quieren tener un cuerpo en forma asumen que ser ‘fit’ –como se conocen las personas que siguen esta tendencia– es sinónimo de ser saludable, cuando en realidad son cosas diferentes .