@TipsFemeninos //No quiero dejar de ser mi prioridad // Miami. ” No quiero dejar de ser mi prioridad”. Así de contundente, con honestidad brutal, Marina detalló el motivo de su negativa a tener hijos. Es una de las mujeres que esquiva el tradicional mandato y le resta importancia a la foto familiar que incluye un marido, un niño y un perro. Ella, que hasta pasó la mayor parte de su vida en un pueblo del interior, y que proviene de una familia tipo, con padre, madre y dos hermanos, se resiste a pensar su futuro de ese modo.  Seguí leyendo: DINK, el placer de no tener hijos Trabaja en un estudio jurídico y es amante del turismo aventura, hobby que claramente sería difícil de llevar a cabo con un niño a cargo. Ese es sólo uno de los ejemplos de los que menciona la entrevistada. “El tener hijos nunca fue un tema que me interesara, pero a partir de los 20 años supe que no quería tenerlos”, dijo a Entremujeres .   Seguí leyendo: Lo que jamás debés decirle a una amiga  sin hijos Más allá de la liberación femenina y los nuevos estándares, hay ciertos prejuicios que siguen vigentes. No es raro que las mujeres que rompen con lo que se supone que la sociedad espera de ellas aún deban dar explicaciones sobre planificación familiar ante ojos asombrados que parecen no entender otro modelo que el único que consideran “normal”. Según la entrevistada, de 34 años, mucho de estos prejuicios vienen de sus pares de género: ” Creo que muchas mujeres, por más que estén postergando la maternidad, siguen creyendo que al fin y al cabo la forma de consagrarse o sentirse realizadas es siendo madres “.   Seguí leyendo: El deseo de no ser madres Así, no son pocas las personas que indagan, preguntan sin discreción alguna y hasta ven equivocada la decisión personal de tener o no tener hijos; como si esto no pudiese ser una real elección y dejar descendencia fuera una obligación. Marina planteó: ” Me molesta que la gente crea que ser madre es lo único que te realiza como mujer o que no acepten que una opine distinto “.  Además de las presiones sociales con respecto a la maternidad, también existe la familiar, donde nunca falta la abuela, el tío o la madre ansiosos por la llegada de un nuevo integrante que nunca se dará. Respecto a esto, la entrevistada reconoció que sus allegados “hinchan, pero no lo siento como una presión”. Sin embargo, más de una vez -según contó-, debió responder ante la insistencia de alguna amiga de su misma edad pero más “Susanita” que no había en ella planes maternales. Seguí leyendo: Orgullo single: el elogio a la soltería de una periodista de Viva Otro tema que Marina analizó es si podría arrepentirse de su decisión cuando sea biológicamente irreversible: “Se me plantea la duda -reconoció-, pero no seria correcto tener un hijo por las dudas”. Y aclaró: “En el caso que me llegue a pasar, no queda más que aceptar la decisión que tomé. Además, siempre está la posibilidad de la adopción, creo que adoptar es una buena forma de demostrar amor hacia otro”. La maternidad no es una imposición, una obligación, ni una necesidad innata. Tener hijos o no tenerlos es una elección, una decisión personal en la que nadie puede ni debe intervenir. En  la actualidad existen múltiples formas de familias, y entre ellas son cada vez más comunes las de mujeres que no se plantean la posibilidad de ser madres.  “No quiero dejar de ser mi prioridad”, dijo Marina sobre sus propios motivos, y consideró que esto la definía como alguien egoísta. Sin embargo, parece ser una razón bastante generosa para con un posible hijo.  Seguí leyendo: * Jennifer Aniston: cuarentona, feliz y sin hijos * Las parejas ahora se divorcian rápido y sin hijos * “Perdí a mi amiga por su maternidad”.

Fuente: El Clarín

@TipsFemeninos