El País / Si la política del Presidente Trump sigue despertando cuestionamientos a nivel global, también lo están haciendo los movimientos de su familia en el terreno empresarial.

Aunque tanto el Presidente como sus hijos pusieron sus bienes en un fideicomiso familiar, ahora volvieron a sonar las alarmas respecto de los negocios que Ivanka está realizando en China.

De acuerdo con los reportes de The Associated Press, el domingo de la semana pasada el gobierno de China otorgó su aprobación para el registro de una nueva marca a nombre de la “primera hija”, que se suma a otras 12 que la administración asiática le ha concedido a la empresaria durante los últimos tres meses.

Mantas para bebés, maquillaje, perfumes, muebles, libros y miel son parte de los productos que podrá comercializar Ivanka con estos permisos, los que nuevamente despiertan críticas, debido a la posibilidad de que la joven esté beneficiándose de su posición en la Casa Blanca para expandir sus negocios en mercados extranjeros.