Primicia / Permite reducir los niveles elevados de glucosa en la sangre.

La moringa es originaria del norte de India. Sus hojas son utilizadas de manera medicinal por las diversas propiedades curativas que contienen.

 

Al árbol de la moringa también se le llama árbol de la vida. Tiene gran valor nutricional gracias a los minerales, vitaminas, aminoácidos y ácidos grasos que posee.

 

Cuenta con propiedades antioxidantes en el organismo y se puede utilizar para controlar y combatir el colesterol, cicatrizar heridas y proteger tejidos, desinflamar y aliviar dolores, mejorar úlceras de estómago, tratar la hipertensión, proteger el hígado, detener la proliferación de células cancerosas y fortalecer el sistema inmunológico.

 

Además la moringa es una de las mejores plantas medicinales para tratar la diabetes de forma natural porque, gracias a su acción hipoglucémica, ayuda a reducir la cantidad de azúcar en la sangre.

 

Asimismo, estabiliza los niveles de glucosa, favorece la pérdida de peso, regula el correcto funcionamiento del páncreas y ayuda a producir la insulina necesaria para el cuerpo humano.

 

Té o polvo La moringa se puede consumir en forma de infusión, para prepararla solo se debe hervir una taza de agua, apagar el fuego y agregar 1 cucharada pequeña de hojas de moringa. Luego se deja reposar entre 3 y 7 minutos, se retiran las hojas y estará listo.

 

Otro método es en polvo, el cual se podrá mezclar con cualquier comida o bebida (infusión, batido o sopas). La dosis se debe consultar con un profesional de la salud.

 

Limitaciones Este tratamiento no es recomendable para mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o pacientes que estén tomando medicamentos para dormir.