Confirmado / No escondas tus pies durante los meses más calurosos del año y enséñalos sin preocupaciones. Está claro que durante el verano los pies se hinchan, la piel se reseca y los talones se agrietan pero no es un motivo para dejar de lado a nuestros pies durante el verano. Y es que aunque resulte difícil mantenerlos en perfecto estado, se puede conseguir si se lleva una rutina sencilla pero correcta.

 

 

Una pedicura una vez al mes

 

 

Aunque parezca mentira, verse unos pies bonitos resulta primordial, además de que a diferencia de las manos, los pies son mucho más agradecidos con el esmalte de uñas. Puede que como el impacto en ellos se reduce considerablemente, la duración de los colores es mucho mayor, de ahí que con una pedicura al mes sea más que suficiente.

 

 

Para realizarla puedes acudir a un sitio de confianza o comprarte lo básico para poder hacértele tú en tu propia casa. Tienes muchas posibilidades, desde la manicura francesa hasta colores fosforitos y divertidos. La técnica que hay que utilizar es la misma que para las manos, es decir, una base para proteger las uñas, dos capas de color y un ?top coat? para fijarlo.

 

 

Practica yoga

 

 

Existen muchas posiciones dentro de esta disciplina que le da más fuerza a los pies, a la par que elasticidad y belleza. Son ejercicios muy sencillos que van a incrementar su eficacia si se coloca una pelota pequeña bajo las plantas de los pies. Una disciplina con que vas a ganar confianza para enseñarlos. Con trabajar dos días a la semana con ellos, verás pronto los resultados.

 

 

Momento nocturno

 

 

De igual manera que cada noche nos desmaquillamos, deberíamos cuidar nuestros pies durante diez minutos. Ellos nos han sostenido durante toda la jornada de trabajo por lo que se merecen un buen masaje con cremas por ejemplo de lavanda presionando sobre la planta. De esta manera conseguiremos la relajación perfecta para irnos a la cama.

 

 

Para llevar a cabo este masaje debemos levantar los pies por encima del resto del cuerpo, para anular así los efectos de la gravedad y permitir que la sangre circule con mayor facilidad por ellos y que fluya al resto del cuerpo.

 

 

Hidratación

 

 

 

Aparte de un buen masaje es muy importante mantener los pies perfectamente hidratas, ya que al fin y al cabo, necesitan los mismos cuidados que el resto de la piel. Busca una buena línea de cuidados para aportarles la exfoliación y la hidratación necesaria.

 

 

Hazles un regalo

 

 

Después de todo lo que sufren nuestros pies, se merecen un buen regalo y nada mejor que adornarlos con algún tipo de complemento. Una de las tendencias de este verano es abrazar los tobillos con un pulsera o decorar los dedos con diferentes anillos. ¡Y es que este verano nuestros pies van a ser los protagonistas!

 

 

emujer.com