La Verdad de Monagas / La psicoterapeuta Esther Perel, explica que “la infidelidad es un tabú universal y aún así es universalmente practicado”, en su libro The state of affairs: rethinking infidelity (“La situación de los amoríos: repensando la infidelidad”).

La infidelidad para muchos es un acto ofensivo que puede comenzar a partir de una relación sexual, mientras que para otros la infidelidad en donde se implica intimidad emocional, ya es un acto de traición, según explica una docente de la Universidad de Misuri, en Estados Unidos.

“La conversación actual sobre los romances tiende a ser divisoria, moralista y corta de vista”, expone Perel en su libro, que se publicó en octubre y se convirtió en “un best seller inmediato”, según el periódico estadounidense  The New York Times.

La experta, considerada una referente actual en temas de relaciones amorosas modernas, asegura que esta “nube de culpa y secretismo” se cierne en particular sobre las mujeres, tanto cuando engañan como cuando son engañadas.

¿Qué es ser infiel?

“La definición de engaño varía de persona a persona”, expone la socióloga Alicia Walker, autora del libro The secret life of the cheating wife: power, pragmatism, and pleasure (“La vida secreta de la esposa infiel: poder, pragmatismo y placer”), publicado en noviembre. 

La experta en el tema de la  infidelidad  asegura que todas las personas en el mundo asumen una definición universal de lo que es engañar, pero la realidad es que las dos personas que conforman la relación amorosa poseen deficiones diferentes de lo que significa.

En sí la infidelidad es un tema de opinión pública, debido a que las personas le dan distintos significados a este término, existe gente que piensa que defraudar a su pareja puede ser tanto física como emocionalmente.

La psicoterapeuta Esther Perel, realizó una encuesta, la cual expone en su libro, que en distintos estudios de EE.UU. afirman que la  infidelidad femenina  oscila entre el 26 y 70%, y que la masculina va del 33 a 75%.

Cuando ellas engañan

Las mujeres cuando son infieles a sus parejas por distintas razones, a veces ni llegan a cometer actos sexuales con otros, porque simplemente solo desean otras cualidades que tal vez su pareja actual no le proporcione.

Alicia Walker, socióloga de la Universidad Estatal de Misuri, explica que “dos personas pueden estar en la misma pareja y tener diferentes definiciones de lo que significa (ser infiel)”.

También están las mujeres que engañan luego de años de sufrir menosprecio, soledad, abusos. Es recién en este estado de extremo sufrimiento que cometen la que muchos consideran “la máxima traición”. Expone Alicia Walker.

Y por último está el perdón

Existen personas que después de haber sido  infieles  a su pareja y haber cometido muchos errores, son perdonadas y hasta incluso su  relación amorosa  se fortalece con respecto a los sentimientos de ambos. Por otro lado, existen lo que no perdonan y los que no son perdonados y por ende se termina la relación.

La esposa que engaña y la amante que “rompe” con una familia sufren el castigo moral de la sociedad. Lo nuevo es que, tras la normalización del divorcio, también la que perdona al marido infiel es juzgada.

“Algunos romances rompen las relaciones y a veces las relaciones ya estaba muriendo” al momento del engaño, afirmó Walker.

A veces la persona decide que  todavía vale la pena pelear por la pareja o que la persona pierde más (en vínculos familiares, sociales y económicos) al separarse  que quedándose, expone la socióloga.