Globedia Venezuela / Hay temas muy controvertidos que hoy en día traen una gran cantidad de tabúes; no es raro que al decir la palabra “sexo”  es sinónimo de algo impuro o fuera de lo natural, la sexualidad es un proceso natural de los seres vivos. Los seres humanos estamos tan privados de este tema que con el hecho de pensarlo creemos que es un tema fuera de orden. Durante la adolescencia es cuando se presentan más dudas sobre temas sexuales puesto que es cuando comienzan a surgir los cambios biológicos en nuestros cuerpos, crecemos pensando que el sexo es algo negativo algo que debe esconderse y no debe de pensarse,  y puede que acabemos teniendo relaciones sexuales sin ningún tipo de conocimiento al respecto. Recordemos que México tiene el primer lugar de embarazos no deseados según la OCDE, cada minuto una adolescente mexicana se convierte en madre.

Hay otro tema de sexualidad que en la actualidad sigue presente, el machismo, escuchar a un hombre hablar sobre sus experiencias sexuales es algo bien visto, hasta alagado, pero en cambio cuando una mujer trata de tomar el tema de sexualidad se le critica como impura, vulgar e irreverente. Porque aunque se diga que se trata de forma igual a hombres y mujeres admitamos que educamos o fuimos educados sexualmente diferente. A las mujeres se les educa para ser precavidas, y a los hombres para aprovechar y tener relaciones con la máxima cantidad de mujeres posibles.

También recordemos que el propio concepto de virginidad atenta directamente contra la libertad sexual de las mujeres. Y recordemos que todo lo que rodea al sexo está pensado en el gusto masculino.

Recordemos que M�xico tiene el primer lugar de embarazos no deseados seg�n la OCDE, cada minuto una adolescente mexicana se convierte en madre

Debemos hacer entender que si una mujer tiene relaciones sexuales sigue teniendo el mismo valor moral y social, no debe ser desestimada y discriminada. Los tabúes solo traerán malas consecuencias, y la inequidad entre hombres y mujeres no hará más que perjudicarles por eso lo más apropiado es educar por igual a chicas y a chicos, para que ambos disfruten de su cuerpo como lo consideren oportuno. Pero para que haya un disfrute real, debe haber también conocimiento sobre los riesgos que el sexo puede conllevar. No solo sobre posibles embarazos, sino sobre las distintas enfermedades de transmisión sexual, cómo estas pueden contagiarse y cómo puede evitarse.

Además, sería oportuno que aprendieran también que su sexualidad jamás debe ser forzada, que debe nacer de un acto de libertad total, donde las dos personas hayan aclarado su deseo de hacerlo.