Primicia / Se trata de un alimento natural con beneficios nutricionales para el organismo.

Muchas personas consumen de manera regular semillas de girasol, sin conocer que, a diferencia de lo que pueda llegar a creerse, aportan una gran variedad de beneficios y propiedades para la salud.

Y es que son sumamente ricas en ácidos grasos insaturados. Ayudan a rebajar los niveles de colesterol alto y triglicéridos.

Además son ricas en antioxidantes, por lo que pueden prevenir la aparición del cáncer, a la vez son útiles para luchar contra los efectos más nocivos del envejecimiento.

Contienen una gran cantidad de fibra dietética, es decir, son recomendadas a la hora de mejorar la motilidad intestinal, pues son útiles contra el estreñimiento.

También aportan saciedad y son muy depurativas; ideales para adelgazar y perder peso.

Vitaminas y minerales Dentro de las propiedades de las semillas de girasol es interesante destacar que se trata de un alimento sumamente sano y natural, que aporta grasas totalmente libres de colesterol (ácidos grasos insaturados), un buen número de proteínas (29 g.) y un contenido algo menor en hidratos de carbono (8.4 g.).

Entre las vitaminas más importantes que aporta destaca la vitamina E (22 mg.), mientras que entre los minerales más destacados nos encontramos con potasio (740 mg.), fósforo (599 mg.), magnesio (399 g.) y calcio (99 mg.).

Mundialmente también son conocidas como “pipas” de girasol; uno de los frutos secos cuyas semillas suelen ser muy consumidas por las personas.

(natursan.net)