TN / COQUETEO. Puede generarse un juego inocente con alguien del trabajo. Qué es una ‘microinfidelidad’ y cuáles son sus límites El coqueteo afuera de la relación puede tener sus beneficios siempre y cuando se conozcan las barreras. Analiza el psicólogo Sebastián Girona.

Publicada: 05/07/2018, 20:54 hs. Última actualización: 05/07/2018, 20:54 hs. Cada persona es distinta y por tanto también lo es su percepción de una infidelidad . Para algunos es besar, para otros es un mero coqueteo, mientras que para varios es el mantener relaciones sexuales con otro que no es tu pareja.

Para la autoestima siempre viene bien sentirse deseado por alguien que no es tu pareja, pero donde trazás el límite entre un mero coqueteo o algo más es la cuestión. Para Sebastián Girona, psicólogo clínico especialista en vínculos (M.N. 44140), las microinfidelidades “son situaciones que generan una cierta atracción pero sin ser comprometedoras, que no representan un peligro y que no se exceda demasiado, sin intención de avanzar en nada más que el coqueteo ingenuo “.

Leé también Sexo: las tres preguntas para saber si sos compatible con tu pareja Una aproximación como un gesto, un ‘me gusta’ en las redes sociales o un mensaje de Whatsapp pueden suponer juegos sin importancia, siempre que el que los incia sepa qué quiere extraer de eso .

“El límite te lo marca el uso que vos hacés. Si vos ponés esa microinfidelidad al servicio de tu narcisismo o de tu ego personal porque de alguna manera es probarte y querés sentirte si podés ser atractivo o atractiva para otro quizás esté bien y hasta oxigena tu vínculo personal . Ahora, si esa microinfidelidad es la punta del iceberg que te indica que tu pareja está en crisis o que estás pasando por un momento más delicado de lo que vos imaginabas es un problema poder frenar a tiempo”, analizó Girona en diálogo con CONBIENESTAR .

via GIPHY

Es decir, que el peligro no está en las acciones sino en el auténtico motivo que éstas esconden . El conflicto surge cuando descubrís otras intencionalidades. Por eso lo principal es analizar con la cabeza fría estos actos y la motivación al hacerlo y el estado de salud de tu relación en ese momento.

Normalmente suele tratarse de una llamada de atención . Porque ese coqueteo buscado fuera de la pareja puede ser una alarma que te ayude a detectar que algo sucede en tu relación, por ejemplo, que la rutina te esté afectando y tal vez tu mente busca afuera lo que hace un tiempo sentís que no tenés en tu casa. Aunque no sea esa tu expectativa final.

“Sería importante el ser conscientes del ‘¿para qué lo estoy haciendo?’ , si para que tenga un impacto positivo en mi pareja o lo hago sin saber muy bien para qué y eso me puede llevar a cometer ya una infidelidad. Ser conscientes de eso puede ser de gran ayuda”, valoró el psicólogo.

La visión de la ciencia La ciencia dice que el coqueteo con los compañeros de trabajo puede hasta ser beneficioso por tu relación. Que es un ejercicio sano que refuerza los lazos con tu pareja y aumenta el deseo sexual . Esa es la conclusión a la que llegó el Laboratorio de la Salud Sexual de la Universidad de Kentucky.

“A veces, el hecho de flirtear con una tercera persona puede desencadenar en nosotros un estado de excitación que quizás no hayamos sentido durante mucho tiempo con nuestra pareja”, expuso la profesora y coordinadora del estudio, Kristen Mark, en el que se analizó la reacción de 160 mujeres de entre 18 y 60 años que coquetearon con sus compañeros de trabajo.

Leé también Por qué un hombre es infiel: las cinco excusas más comunes No obstante, no está todo permitido. “Si el coqueteo no va a más y nuestra relación es sólida, lo que puede ocurrir es que seamos capaces de transferir esos sentimientos de emoción hacia nuestra relación oficial “, advirtió a la par que indicó que este juego debe estar controlado.

Las llamadas de alarma en este caso serían cuando se alarga demasiado ese juego, se lleva a cabo siempre con la misma persona y si te empezás a plantear seriamente cómo sería tener una aventura. Para que sea beneficioso para tu relación t enés que canalizar toda esa excitación hacia quien está en casa .

En el caso de que efectivamente sea algo positivo, Girona es del parecer que lo mejor es no compartirlo con el otro. “Por más que pueda llegar a ser bueno declararlo no se va a entender del otro lado. Se va a ver más en la dirección de infidelidad más que otra cosa. Me parece que una situación como esa que está puesto al servicio de algo positivo tiene que quedar en el marco de la intimidad de cada uno y saber manejarla “, consignó.

Más sobre: relaciones Cinco trucos para salir de la ‘friendzone’ Sexo: las tres preguntas para saber si sos compatible con tu pareja La pelea sobre quién lava los platos es el motivo con más chances de dañar una relación