El Universo / El regreso a clases se acerca y no tardará mucho para que los chicos lleguen del colegio y empiecen a dejar las mochilas y cuadernos por doquier. Para evitar el desorden en las diferentes estancias de la casa, expertos en decoración ofrecen algunos consejos para acondicionar prácticas y útiles zonas de estudio. 

Lo primero que hay que tener en cuenta al momento de acondicionar un espacio para un estudiante, es el tamaño de la vivienda, refiere Mariela Turner de Silva, directora académica de la carrera de Diseño de Interiores en Eurodiseño.

La arquitecta explica que si tiene una casa pequeña, lo mejor es optar por tableros de madera desplegables. Estos se pueden ubicar en cualquier lugar del domicilio, no ocupan demasiado espacio y sobre todo son económicos.

?Esta es una opción viable para los departamentos, allí el niño puede hacer sus tareas y cuando termina levanta el tablero y no se resta espacio a la casa?, indica la diseñadora.

Otra alternativa para espacios reducidos es crear un clóset de estudio. La diseñadora Marcela Enríquez indica que esta modalidad se está volviendo tendencia en el país.

Este armario puede estar dentro de la misma habitación del estudiante. Dice que se le puede agregar puertas de acordeón para lograr facilidad al momento de utilizar el lugar.

Según el sitio www.idealista.com , también se pueden aprovechar esos pequeños rincones que están debajo de las escaleras o los pasillos. Recomienda, además, que los elementos deben tener una debida proporción. Es decir que escritorios, sillas y otros se ajusten a los espacios.

Para quienes deseen ubicar su lugar de estudios en su habitación, tienen la elección de una cama alta. Esta alternativa es muy útil para los que quieren privacidad al hacer sus tareas.

En esta versión modificada de la litera el lugar en que se duerme está en la parte superior, mientras que el escritorio y compartimentos para guardar los útiles escolares se encuentran en la parte de abajo.

Las profesionales mencionadas anteriormente coinciden en que cada espacio va de acuerdo con la edad. Por ejemplo, para los preescolares se deben utilizar elementos didácticos como mesas que incorporen una tabla para las cuentas o pizarras de agua para que puedan expresarse a través del marcador.

Mientras que a los preadolescentes y adolescentes se les recomienda un corcho. Con esta opción ?dice Turner de Silva? se inculca al estudiante un sistema de organización de sus actividades escolares.

Katherine Córdova, diseñadora de interiores y asesora de color de Pintulac (región Costa), indica que el tema de las tonalidades es muy importante.

Refiere que si se trata de un espacio reducido lo mejor es usar colores pasteles, puesto que los colores fuertes tienden a distraer, sobre todo a los más pequeños. Los tonos cálidos le dan más amplitud al espacio.

En lugares amplios recomienda pintar el techo con pigmentos claros. Esto para dar la sensación de iluminación, si es que no se cuenta con una fuente de luz natural. (I)