A Tu salud / Amigos, como les prometí, sigo describiendo, poco a poco, los beneficios de dedicar tiempo, aunque sea poco, al ejercicio físico. Para comenzar, cualquier actividad que implique movimiento es estimulante. Y créanme que no hay excusas, ni siquiera el que estén muy cansados para moverse y mucho menos, que representa un obstáculo para los estudios o el trabajo. Pues por el contrario, al entrenar nos relajamos y despejamos para adentrarnos en los compromisos cotidianos con más concentración y lucidez. De hecho, en mi experiencia personal, en aquellas semanas que por exceso de grabaciones no puedo entrenar, me agoto el doble aunque duerma más.

Ejercicio del leñador

Véase también:   Ejercicios: Tonifica tus abdominales 

1- Colóquense de pie tomando una mancuerna con ambas manos.

2-Luego realicen un movimiento como el que hace un leñador al cortar un tronco para derribarlo. Después repitan el movimiento hacia el lado opuesto. Hagan de 3 a 4 series de 10 a 15 repeticiones. Según, Glen González, fisioterapeuta y asesor de A Tu Salud, “este ejercicio fortalece los brazos y el torso, es decir, abdominales, la espalda superior que comprende a su vez: trapecios, romboides y hombros”.

Flexión de cadera con extensión de brazos

Véase También:  Rutina para fortalecer la zona lumbar 

1-Colóquense de pie, sujetando un par de mancuernas.

2-Flexionen la cadera y al mismo tiempo extiendan los brazos sobre su cabeza. Vuelvan a la posición inicial muy lentamente. Realicen de 3 a 4 series de 15 a 20 repeticiones cada una. González, comenta que “este ejercicio ayuda a fortalecer la zona lumbar, abdominal, femoral, hombros y brazos”.

CRÉDITOS: Glen González: Fisioterapeuta. E-mail: [email protected]