El Clarín / Se acerca el verano y no dejamos de preocuparnos por la salud. ¿Los chicos se alimentan bien? ¿Cómo serán las viandas, las meriendas en la colonia, el picoteo? Seguramente habrá mucho ocio y le damos la bienvenida al sedentarismo puro, play, videos, compu, tablet, juegos internáuticos, televisión, y seguimos contando.

Leé también: ¡Estoy aburrido!: Hijos de vacaciones, padres en problemas

Según un estudio realizado en 2012 por el Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI) que abarcó a 120 mil chicos, la obesidad afecta a uno de cada 10 preescolares y adolescentes (y a casi 2 escolares), mientras que el 27% de los adolescentes están excedidos de peso.

Leé también: 10 consejos del Ministerio de Salud para una buena alimentación

El picoteo es algo muy común a la hora de relajarnos y los nativos digitales están más expuestos a actividades que se dan en un marco de sedentarismo puro, frente a alguna pantalla y una buena conducta alimentaria en las vacaciones nos ayuda a disminuir la obesidad infantil y adolescente. Se conoce que el picoteo alcanza a caramelos, snacks, chocolates, bebidas con azúcar, helados, jugos azucarados, etc. Por eso organizamos y detallamos un menú saludable para orientar la oferta de los padres a la hora de comer.

Para arrancar, un buen desayuno

El desayuno es una comida fundamental en el día, es la que aporta los nutrientes necesarios para romper el ayuno producido durante las horas de sueño y arrancar el día con fuerzas. Es recomendable incorporar un alimento lácteo, hidratos de carbono como aporte energético y una fruta.

Algunos ejemplos:

1. Un vaso de leche blanca descremada con cereales de desayuno (bolitas de chocolate/aritos de colores/copos de maíz azucarados). Una manzana (que se puede incorporar en la leche con cereal).

2. Un licuado de banana con galletitas rellenas.

3. Una taza de malta/te con leche con un sándwich de pan pita con queso y tomate.

4. Una leche chocolatada o un submarino con galletitas de agua con queso blanco y/o mermelada.

5. Un yogur firme con tostadas con queso. Jugo de naranja.

Almuerzos y cenas

La ley básica de una correcta y armoniosa alimentación es dividir nuestras ingestas principales en una comida de hidratos acompañada de vegetales crudos o cocidos y la otra de carne acompañada de la misma manera siempre con agua, más el postre.

Algunos ejemplos si comemos en casa:

1. Ensalada de choclo, tomate y huevo duro. Fideos con salsa y queso. Compota de peras.

2. Carne al horno con ensalada de tomate y lechuga. Flan invertido de ananá.

3. Guiso de lentejas con cubitos de carne. Ensalada de tomates y cebolla. Ensalada de frutas.

4. Sopa crema de calabaza. Pizza. Duraznos en almíbar.

5. Pollo a la portuguesa con arvejas, papas y zanahorias. Pera.

Algunos ejemplos si llevan vianda:

1. Milanesa de pollo con vegetales al horno choclos, calabaza, morrón y cebollas. Ensalada de remolacha y zanahoria. Aspic con manzanas.

2. Arroz primavera con cubos de queso crema. Manzanas al horno con crema batida.

3. Bastones de pescado con puré mixto. Postre vigilante: queso y dulce de membrillo.

4. Tarta de acelga y queso. Postrecito.

5. Albóndigas con revuelto de zapallitos. Ensalada de tomate y zanahoria. Mandarina.

Colaciones saludables, para evitar el picoteo

Nos sirven para regular el picoteo y no espaciar tanto las ingestas, en general hacemos dos durante el día. Aquí, algunos ejemplos para llevar a la colonia o al club.

De elección periódica (recomendamos acompañar esta ingesta con agua o jugo o leche chocolatada individual):

1. Yogur firme o bebible

2. Una bolsita de cereales de desayuno

3. Una barra de cereal

4. Fruta

5. Sándwich de queso

6. Galletitas dulces o saladas, rellenas o simples

7. Muffins

De elección esporádica:

1. Facturas

2. Snacks (palitos de maíz, papas fritas, palitos fritos)

3. Alfajores comunes o de arroz

4. Turrón, chocolatines o maní con chocolate.

5. Helado de agua o crema

6. Postrecitos o flanes caseros o comerciales

Si consumimos las colaciones en casa podemos agregar a las opciones anteriores de manera diaria: leche, gelatina, licuados, jugos de frutas exprimidos, tostadas.

*Viviana Baranchuk es médica nutricionista, directora de la Fundación DAAT. Colaboró la licenciada Melisa Steinberg.