Expansión / Están de moda los relojes con esferas pequeñas y por eso las mejores marcas de relojería están aumentando los modelos de estas características en sus catálogo. Serán un regalo perfecto para todas las mujeres que quieran un reloj elegante, pero de tamaño discreto.

Si el Ladybird se hiciera más grande, sería demasiado pequeño”. Con esta paradójica frase la casa Blancpain definía en los años 80 la fuerza visual de su famosa colección.

Su lanzamiento en 1956 obligó a la manufactura a desarrollar el movimiento redondo más pequeño del mundo y escribir de este modo una página más en la historia de la relojería moderna. La celebración de sus 60 años lo ha devuelto al primer plano, con la diferencia de no ser una excentricidad, sino parte de una de las tendencias del mercado.

Tras años de un constante aumento de los diámetros, basado en el concepto “el reloj de él para ella”, el segmento ha reaccionado con una apuesta por los tamaños diminutos como mejor modo de expresar una identidad exclusivamente femenina. Y lo ha hecho dentro de la misma corriente vintage que impera en la relojería masculina, con la diferencia de no estar hablando aquí de modelos de aviador o antiguos cronógrafos de carreras, sino el mismo gusto por la mínima expresión que dominaba los modelos de mujer a finales de los años 70.

Ficha de relojes

En la mano de Barbie BULGARI. Serpenti . Novedad de este año, ya existe la posibilidad de configurar el Serpenti a través de una aplicación de tablet y escogiendo los acabados de caja, esfera y correa . La versión de la foto tiene la caja de oro rosa con un diámetro de 27 mm y equipado con movimiento de cuarzo y correa de piel de serpiente de agua. PVP: 7.600 euros.

Sobre el capó del coche, de izquierda a derecha BLANCPAIN. Ladybird Ultraplano . El que fuera reloj más pequeño del mundo volvió con fuerza el año pasado gracias al nuevo calibre automático de manufactura propia 6150. Esfera de nácar engasta con diamantes con un motivo floral y caja de oro blanco de 21,50 mm con bisel engastado con diamantes y charm colgante. Esfera de nácar con diamantes. PVP: 20.630 euros.

DIOR Mini D. de Dior . Aires de los años setenta en este modelo que años tras años va adaptando su pequeña fisonomía a las tendencias que marca la casa matriz de moda. En este caso viene acompañada por una correa de cuero negra acharolada . Caja de acero de 19 mm engastada con una fila de diamantes. Movimiento de cuarzo. PVP: 3.200 euros.

LONGINES. Equestrian . Queda clara la inspiración del reloj con sólo ver su nombre o sus asas móviles en forma de estribo . La caja es de acero con un diámetro de 24 mm, equipa movimiento de cuarzo y se completa con correa de piel marrón. PVP: 1.020 euros.

Colgando en la puerta del coche CARTIER. Panthère de Cartier . La gran apuesta femenina de Cartier para los primeros meses del año fue la recuperación de este clásico de los años ochenta con un nivel de fidelidad que también incluye sus dimensiones originales. Su caja de oro amarillo mide 30 mm de largo por 22 de ancho. Equipa movimiento de cuarzo. PVP: 19.400 euros.

CHANEL. Boy·Friend Tweed . La icónica tela que Coco Chanel introdujo en los vestidos femeninos a mediados de los años veinte reaparece en el brazalete, aunque esta vez realizado íntegramente en acero . Es el acompañamiento perfecto para este reloj cuya caja tiene 30 mm de largo por 21,5 mm de ancho. Movimiento de cuarzo. PVP: 4.350 euros.