@TipsFemeninos // Ricas cebollas caramelizadas // Miami. La cebolla posee un origen incierto ya que diferentes estudios han señalado Asia Occidental y el Norte de África como posibles lugares de nacimiento de esta hortaliza, concretamente en zonas de Persia, India o Egipto, respectivamente. Los primeros vestigios de consumo humano se remontan a estos dos últimos países, hace más de 5.000 años.

Como alimento, la cebolla es una planta que no debería faltar nunca en la mesa, ya que por sus componentes, es considerada, junto con el ajo, un auténtico alimenticio-medicina. Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras o sofrita con otros ingredientes. Sobre todo, debería comerse habitualmente cruda, pues la cocción destruye sus componentes esenciales. Esta receta que presentamos a continuación de cebolla caramelizada o confitada es muy sencilla de preparar, pudiendo ser usado como acompañante, complemento o decoración de alguno de nuestros platos.

Ingredientes

•3 cebollas amarillas medianas, peladas y en rodajas finas
•2 cucharadas de mantequilla
•Pizca de sal
•Pizca de azúcar granulada u otro edulcorante
•2-4 cucharadas de vino blanco

Preparación

Calentar la mantequilla en una sartén grande a fuego medio hasta que se derrita. Agregar las cebollas, y revolver hasta que se recubren en la mantequilla. Cocinar la cebolla durante los próximos 40 minutos más o menos hasta que estén caramelizadas, usando una espátula para remover las cebollas y raspar el fondo de la cacerola cada 3-5 minutos. Como las cebollas comienzan a caramelizar y oscurecer, puede que tenga que raspar la olla con más frecuencia.

Una vez que las cebollas llegan a un profundo color marrón dorado, espolvorear con una pizca de sal y el azúcar, si se desea. Revolver y mezclar la cebolla durante 1 minuto más, asegurándose de revolver en los pedacitos para que se dore, luego retirar del fuego. Servir inmediatamente. O dejar enfriar a temperatura ambiente. Este es el acompañamiento perfecto para un estofado o para un bistec.

Fuente: Cocina y Vino