El Informador / El astro boricua Ricky Martin no pierde la energía y la destreza en el escenario. La vitalidad es tal que el público se contagia de sus ganas de comerse el mundo a través de la música y esa frescura latina que lo caracteriza. Para muestra su presentación de ayer en el Auditorio Telmex, donde convocó a casi 10 mil personas. Ricky, quien recién acaba de comprometerse en matrimonio con Jwan Yosef presentó en la Perla Tapatía su gira “One World Tour”.

Acompañado de siete músicos, un corista y ocho bailares, Ricky salió al escenario a las 21:50 horas y de inmediato comenzaron los acordes de “Mr. Put I Down”. Dos pantallas a los costados del escenario, cuatro más sobre él y un juego de luces robóticas iban narrando lo que sucedía en vivo. Desde el primer minuto el público estuvo de pie coreando y gritando las canciones de Martin, la fiesta ya había comenzado y nadie la podía parar, sonaba “Muévete duro”, “Shake Bombom” y “Adrenalina”.

Al inicio de la velada Ricky apareció elegantemente vestido de traje, pero al pasar los minutos iba cambiándose de playeras en número musicales donde se requería de más energía .

“Buenas noches Guadalajara, ¿cómo estás? Ésta será una de las mejores noches. Espero que te vayas sin voz de tanto cantar y sudado de tanto bailar. Si cantas conmigo toda la noche estaré feliz. Voy a presentar parte de mi pasado musical, pero también de los más reciente, porque es importante. Esta noche vamos a volar, a olvidarnos del planeta. Guadalajara aquí tienes lo mejor de mi música”, dijo Ricky a su público tapatío para después dar paso a la balada “Tal vez” e inmediatamente después “La vida loca”.

Hubo un momento especial donde las pantallas mostraban el mensaje social que tiene Ricky para con el mundo: proteger a la niñez. Y en honor a todos esos pequeños desprotegidos interpretó “Asignatura pendiente”, y más tarde “Disparo al corazón”.

La fiesta latina continuó en el Auditorio Telmex con melodías como “Tu recuerdo”, “Pégate”, “Lola”, “Vuelve”, La Mordidita” y la más reciente “Vente pa’ca”, entre muchas otras. Antes de cantar “La copa de la vida”, Ricky pidió buena vibra y amor para los Estados Unidos, dijo que les falta amor y comprensión y que desde Guadalajara podría marcarse la diferencia, en relación con las pasadas elecciones en el país de las barras y las estrellas.

El show de Ricky Martin que agotó las entradas desde hace unas semanas en la Ciudad, también llegó en el contexto de la edición número 30 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) que tiene como invitada de honor a América Latina, y el continente no tiene mejor representante que el boricua. Antes de su show, la argentina Lali fue la telonera de la presentación, la promesa latina interpretó temas como “Soy” y “Boomerang”.