Telesur / Las personas que sufren una infección respiratoria tienen un riesgo 17 veces mayor de sufrir un infarto en los siguientes siete días, reveló un estudio de la Universidad de Sydney (Australia) y publicado por  la revista Internal Medicine Journal.

Los autores del hallazgo explicaron que es el primer estudio que demuestra la relación entre enfermedades respiratorias, como la gripe, bronquitis o la neumonía, y el infarto.

“Confirma algo que ya habían sugerido estudios previos, que una infección respiratoria puede actuar como desencadenante de un ataque al corazón”, explicó el cardiólogo Geoffrey Tofler.

El aumento del riesgo de infarto no solo se produce al inicio de los síntomas respiratorios, sino que sigue elevado durante todo un mes, destaca el estudio.

Para realizar la investigación tomaron en cuenta a 578 pacientes que habían sufrido un infarto producto de una obstrucción de la arteria coronaria y de quienes manejaban información sobre los síntomas que habían padecido previamente.

El 17 por ciento de los pacientes reconocieron haber presentado síntomas de infección respiratoria los siete previos al infarto, mientras que un 21 por ciento el mes anterior, como dolor de garganta o en el pecho, tos, fiebre, o un diagnóstico de bronquitis o neumonía.