A Tu salud / La psicóloga clínica Natalia Gurdian, dice en su artículo: Gaslighting: el abuso emocional más sutil , que esta técnica se utiliza para confundir a una persona y manipularla.

Puntualmente, la especialista indica que el Gaslighting   es “un patrón de abuso emocional en la que la víctima es manipulada para que llegue a dudar de su propia percepción, juicio o memoria. Esto hace que la persona se sienta ansiosa, confundida o incluso depresiva”.

El término proviene del film “Gaslight” en el cual un hombre manipula a su mujer para que crea que está loca.

Lea también:  ¡Cuidado con las Redes Sociales y la Salud! (+ video)

Por otra parte, la especialista acota que el Gaslighting se trata de una manipulación es muy sutil pero peligrosa, ya que lleva a continuar relaciones tóxicas. El manipulador (sea hombre o mujer) hace creer a su pareja que hay algo malo en ella; haciéndola dependiente e insegura.

Señales de alerta Dado que una manipulación de este tipo suele ser muy sutil, puede pasar fácilmente desapercibida. Por ello es importante estar atenta a las señales de alerta. Según la  psicóloga Robin Stern, autora del libro The gaslighting effect , estas son:

Te cuestionas tus ideas o acciones constantemente. Te preguntas si eres demasiado sensible muchas veces al día. Siempre te estás disculpando: a tu padres, a la pareja, al jefe. Te preguntas por qué no eres feliz, si aparentemente están pasando tantas cosas buenas en tu vida. Constantemente ofreces excusas a tus familiares o amigos por el comportamiento de tu pareja. Te ves a ti mismo reteniendo u ocultando información para no tener que explicar o dar excusas a parejas o amigos. Empiezas a mentir para evitar que te cambien de realidad. Te cuesta tomar decisiones, incluso aquellas simples. Sientes que no puedes hacer nada bien. Te preguntas constantemente si estás siendo lo suficientemente buena hija, amiga, empleada, novia…

Foto referencial

Lea también:  ¡Atención padres! 80 % de los fumadores son jóvenes de 13 años

¿Qué hacer? Si sospechamos que estamos sufriendo este tipo de manipulación, Gurdian sugiere en su artículo, seguir estas pautas:

1. Confía en tu intuición Si sientes que algo no está bien, ponle atención a eso y examina qué partes no cuadran.

2. No busques la aprobación Resiste la tentación de convencer al otro para obtener aprobación, en vez de eso puedes decir “Estamos en desacuerdo” o “Pensé en lo que me dijiste pero no lo siento verdad para mi” o “Escucho lo que dices, pero mi realidad es muy distinta a la tuya”.

3. Recuerda tu soberanía sobre los propios pensamientos Recuerda que las emociones no son ni buenas ni malas, y nadie te puede decir si lo que sientes es cierto o no.

4. Sé consciente de tus valores ¿Por qué valores quieres ser que te recuerden? Crea una lista de valores personales. Eso te ayudará a mantenerte centrado y saber también qué valoras de los demás.

5. Mantén tus límites personales Si alguien los traspasa, hazlo saber y plantea una consecuencia. Por ejemplo, si te gritan o abusan verbalmente de ti, puedes decir “no me siento cómodo con lo que dijiste, me parece una falta de respeto y no lo pienso dejar pasar”. Mantente firme.