La Verdad de Monagas / No es por crear psicosis pero esto es totalmente cierto.  Después de un encuentro sexual el cuerpo y el humor cambian de manera  notable  y aunque no queramos que se note, para el buen observador es algo imposible de ocultar.

Detectar estos detalles pueden ser un arma de doble filo, si tu chico presenta las señales típicas de alguien que acaba de tener sexo y no fue contigo, entonces podría ser un delator de que te está siendo  infiel , pero claro, no  aplica  en todos los casos a veces podrían ser secuelas de un encuentro contigo.

Así que dependerá de ti determinar si esto es una señal de alerta o una simple coincidencia, pero lo que sí es seguro de acuerdo a la ciencia, son las reacciones físicas de un hombre que acaba de disfrutar en la cama.

Poca eyaculación Si tu chico tuvo sexo antes de llegar a casa será normal que no tenga la misma potencia al momento de eyacular, pues ya lo habrá hecho antes. Si él no tiene problemas como eyaculación precoz y esto es algo raro en su comportamiento sexual, entonces no hay duda de que algo pasó antes.

Tiene pocas “Ganas” Aunque se diga que el apetito sexual de los hombres no tiene fin, en realidad tienen menos posibilidades de querer tener relaciones si ya lo hicieron algunas horas antes. No es como cuando estás en la cama y quieres repetir, en este caso el cambio de ambiente y el haber experimentado un orgasmo lo pueden dejar en 0.

Olor en su pene o en su ropa Los preservativos tienen un olor muy peculiar y pueden dejar rastro de su aroma en  la piel  de quien lo usa, también los fluidos y el sudor tienen ese aroma delator a “sexo” que todos segregamos.

Si él huele a esto es probable que no haya podido ducharse y si en cambio su ropa está impregnada con algún perfume que no es el tuyo podría ser el del jabón de algún  motel .

No sostiene la erección Puede que en los preliminares se haya sentido capaz y con la fuerza  necesaria  para satisfacerte, pero qué pasa, de repente es momento de lanzarse a la  acción  y NO puede como normalmente lo hace. Quizá está estresado por el trabajo o quizá ya tuvo sexo, ambas pueden ser respuestas válidas.

Está relajado y de muy buen humor Cuando alguien tiene sexo su cuerpo  libera  todo el estrés y luce relajado y descansado de manera automática. Si no encuentras otra explicación lógica de por qué presenta un cambio de humor tan repentino, pues el sexo podría ser una razón.