TN / PRELIMINARES. Calentar los motores antes del coito es muy importante. Sexo: siete zonas del cuerpo que no debés olvidar en los preliminares Antes del coito es necesario estimular algunas partes específicas para aumentar el placer.

Publicada: 05/07/2018, 15:41 hs. Última actualización: 05/07/2018, 15:41 hs. Para poder llegar al orgasmo hay distintos factores que intervienen que son claves, uno de ellos es una correcta estimulación de ciertas partes del cuerpo en los preliminares. Y si bien es fantástico que con tu pareja ya conozcas qué cosas funcionan para cada uno, no salirse de la rutina hace que te desensibilices y no sea tan excitante el roce con el otro.

No te preocupes, existen áreas inexploradas y movimientos que podés trabajar en tu repertorio sexual.

– Alrededor de los genitales : existen varias zonas que podés estimular antes de llegar al pene o a la vagina. Por un lado, está el perineo (entre el ano y el genital) y también el hueso púbico (ubicado entre la parte baja del abdomen y los genitales). Según Genevieve Duarte, experta en masajes tántricos en White Lotus East en la ciudad de Nueva York estimular este tipo de áreas antes de dirigirse directamente a los gentiales ayuda a llegar al orgasmo.

Para estimular el perineo masajealo con dos dedos y, en el caso de los varones, colocá el miembro viril en posición vertical contra la parte baja del abdomen.

Leé también Cuáles son los 7 puntos erógenos mencionados en Friends – Contorno de la boca : el nervio bucal que rodea los labios tiene mucho potencial para estimularlo durante los besos. Normalmente, uno centra la atención en la parte más voluminosa y no tanto en los alrededores, que son extremadamente sensibles al tacto.

Pasar el dedo por esa zona genera un cosquielleo muy excitante. Y usar la lengua puede resultar aún más estimulante.

– Pezones : sirve para ambos sexos aunque se suele estimular más en las mujeres y en el caso de los hombres dejarlos un poco de lado. Estimular los de tu pareja es una buena manera de demostrarle al otro como te gusta que te lo hagan a vos, así se matan dos pájaros de un tiro.

– La zona donde el cuello se une con el pecho : toda el área entre la línea de la mandíbula y los hombros es una zona erógena, pero hay un punto más sensible que el resto, la hendidura que conecta el cuello con la clavícula. Eso se debe a que la piel en esa zona es más fina y no tiene debajo tanta grasa por lo que las sensaciones son más intensas.

Es una zona a explorar cuando uno está besando el cuello de la otra persona. Podés recorrer con las puntas de los dedos un hombre hasta el centro, donde hacer un masaje en movimiento circular lento para luego usar la boca usando tu aliento para calentar la zona.

– Los laterales del torso : si tocás esta área provocás reflexivamente que los músculos del piso pélvico se contraigan tanto en hombres como en mujeres, lo que aumenta la excitación. En esta zona hay que aplicar más presión.

Leé también Podés disfrutar del sexo sin orgasmo con el método ‘Karezza’ – El montículo en la parte inferior de la espalda : la base de la columna vertebral es una zona con muchos nervios. Masajeá esa zona más suavemente que el resto de la espalda y girá ligeramente los dedos. Otra opción es rozar ligeramente tu mejilla contra el área, dado que el contacto piel con piel provoca un aumento en la hormona de la excitación. Otras opciones son el pelo o las uñas.

– Los muslos : la parte superior de la parte interna del muslo lo recorre el nervio ilioinguinal el cual es muy sensible al tacto. Acariciar esa zona estimula de forma indirecta los genitales ya que los nervios que la rodean mandan señales de placer al cerebro.

Es bueno dejar esta zona para el final de los preliminares. Es importante que estés atento a cómo reacciona el otro porque si se estremece estás excitando el nervio hasta un límite contraproducente, dado que puede sentir demasiado cosquilleo. La solución es dar besos o hacer movimientos más firmes.

Más sobre: sexo Gastrosiexta: la combinación de gastronomía, siesta y sexo que reduce el estrés Una joven de 19 años irrumpió con un machete en la casa de un exnovio y lo violó Parafilias sexuales: las tendencias en la cama que se salen de lo común