La Vida Lucida / “No lo hice” es el mantra de los niños, una frase que aprenden enseguida tan pronto como se dan cuenta de que cuando cometen un error son castigados. Por alguna extraña razón, algunas personas continúan repitiendo esta oración incluso por adultos . Tal vez no lo repitan en voz alta, pero continúan actuando en base a esa negación e inmadurez: “No es mi culpa, es culpa de los demás”.

El problema es que si es cierto que negar el error es más probable que evite las consecuencias, es igualmente cierto que esta actitud te impedirá crecer y madurar. Cada error trae consigo la semilla del aprendizaje, pero para que esto germine es necesario asumir los errores y hacernos responsables de nuestros actos.

Los 3 tipos de personas que no asumen sus errores Un estudio muy interesante realizado en las universidades de Nueva York y California reveló que la forma en que asumimos nuestros errores está estrechamente relacionada con nuestra personalidad y nuestro potencial de crecimiento.

Estos psicólogos han analizado a miles de personas para identificar los tipos de personalidades que predominan en reacción a los errores. Entonces concluyeron que el 70% de la población se puede dividir en tres grupos principales:

1. La culpa es de los demás Estas personas continúan repitiendo la oración que solían usar cuando eran niños: “ No lo hice “. Cuando cometen un error, intentan descargar la responsabilidad sobre otra persona. Obviamente, estas personas no pueden aprender de sus propios errores simplemente porque no los reconocen y no son lo suficientemente maduros.

También puedes leer: Conoce las repercusiones en el cerebro por dormir poco Tienden a ponerse a la defensiva ante cualquier intento de crítica, incluso una crítica constructiva, y con frecuencia adoptan una actitud victimiza .

2. Error. ¿Qué error? No pasó nada aquí Estas son personas que niegan la existencia del error , y esto a menudo enoja a los demás. Esta persona, incluso confrontada con la evidencia, no solo negará su participación en el asunto, sino que también tratará de convencernos de que nada ha sucedido.

Esta forma de enfrentar los errores significa que la persona espera ser perdonada por cualquier cosa que haga, y no está dispuesta a reconocer sus fallas y el daño que puede causar a otros. Obviamente, asumiendo esta actitud es imposible que aprenda de sus errores y los corrija.

3. Es mi culpa

Estas personas asumen una actitud diametralmente opuesta: se echan la culpa a ellos mismos al más mínimo problema . El punto es que a menudo se culpan por todo lo que sucede y también pueden asumir responsabilidades que no son suyas.

Tienden a juzgarse a sí mismos severamente y, a menudo, pasan a asumir roles y toman papeles sin ninguna necesidad. Sin embargo, estas personas también aprenden mucho de sus errores ya que reconocen automáticamente la responsabilidad debido a un sentimiento de culpa visceral que probablemente se inculcó en ellos durante la infancia, pero esto no implica un análisis reflexivo de su participación y responsabilidad en la situación.

También puedes leer: Lo que veas primero en la imagen revelará tus miedos más profundos El error es una oportunidad de aprendizaje: pero tú decides si aprendes o no La mayoría de las personas no reconoce sus errores por miedo o vergüenza , o porque los hace sentir débiles e incompetentes. Eso es porque nuestra sociedad ha rodeado los errores con un halo negativo que nos hace creer que las personas inteligentes, competentes y capaces nunca se equivocan.

Pero los errores son parte de la vida y ofrecen lecciones que nos permiten mejorar como personas, pero solo si somos capaces de reconocer y estar dispuestos a corregirlos. Como dijo Confucio, “ El hombre que cometió un error y no lo corrige comete otro error aún mayor “.

Por lo tanto, incluso si equivocarse puede no ser la sensación más agradable en el mundo, es aún peor perder esta oportunidad de aprender.

Comparte esto: