El Luchador / El juego, en especial durante la infancia, pero igual el resto de la vida, es importante porque crea nuevas conexiones neuronales y las pone a prueba. Según Stuart Brown, en su libro Play: How It Shapes the Brain, Opens the Imagination, and Invigorates the Soul , el juego crea la posibilidad para el aprendizaje y la interacción social y crea un laboratorio para desarrollar y encontrar nuevas habilidades y talentos innatos con bajos riesgos para quien juega.

Por qué los niños deben jugar videojuegos

Jugar videojuegos (nada con exceso, todo con medida) ha demostrado un incremento en la creatividad y tiempo de reacción, e incluso podría ayudar a disminuir las pesadillas. La teoría dice que los sueños son una forma en que nuestro cerebro ha evolucionado para encontrar resolución de conflictos en un ambiente seguro. Sin embargo, las personas que juegan videojuegos constantemente solucionan conflictos en los juegos, por lo que sus sueños ya no necesitarían hacerlo y por lo tanto tendrían sueños más tranquilos y menos pesadillas.

Jugar hace bien

AlohaHawaii/Shutterstock  

Muchos animales dejan de jugar y aprender en cuanto llegan a su etapa adulta, los humanos no. El cerebro se sigue desarrollando y sigue aprendiendo, y el juego es una manera en que se promueve el crecimiento. Estamos diseñados para jugar toda la vida, a cualquier edad. Mientras jugamos nos seguimos adaptando a nuestras nuevas etapas de vida.

Algunos estudios creen que los alumnos que juegan pueden aprender mejor. Tener una actitud juguetona mejora el aprendizaje y por lo tanto el desempeño académico. Los estudiantes juguetones tienden a leer mucho más allá de lo que se necesita para pasar un examen, esto puede demostrar la correlación positiva entre jugar y el buen desempeño escolar.

Finalmente, jugar con música podría ayudar a incrementar la inteligencia e incluso mejorar la empatía en niños y niñas.

El juego permite moldear el cerebro, hacer crecer la imaginación y llenar a las personas de energía. Cuando el juego no se permite, el optimismo decae, el humor se ensombrece y la persona puede incluso dejar de sentir placer.

Así pues, permite que tus hijos e hijas jueguen y se diviertan, ten por seguro que están aprendiendo algo nuevo a cada minuto que juegan. Vix.com