Version Final / Ella es la misteriosa dama de incógnito rostro, conocida por ser desconocida. Una peluca con cabellos blancos y negros, esconde escasas líneas de expresión producto de cuatro décadas de experiencia que adornan el verdadero rostro de la estrella australiana más excéntrica del pop: Sia.

A pesar que sus disfraces se deben a una rápida solución que encontró para esquivar la fama , una lectura rápida de búsqueda de imágenes en Google deja al descubierto su identidad, aunada a los hits masivos que creó para importantes estrellas como: Beyoncé, Katy Perry, Rihanna, Britney Spears o Céline Dion.

Si algo es cierto, es que la cantante australiana también responsable del éxito planetario Chandelier en 2014, cada año se adueña del gusto de un conglomerado que sigue su música. Es por ello que a finales de enero decidió empezar el año con el estreno de This is acting , séptimo álbum en el que figuran varios temas rechazados por estrellas del pop como Adele o Rihanna.

Luego de su exitosa producción 1000 forms of fear, This is acting está conformado por canciones que escribió para otras personas, de ahí su título. Sia dejó claro que se trata de un disco más pop y “como una obra de teatro”, dado que en él interpreta canciones pensadas para otras personas, como: Bird set free y Alive, dos piezas que abren el disco y estaban destinadas al último álbum de diva británica Adele.

En la portada de su álbum, sorpresivamente deja su rostro al descubierto pero, como era de esperarse, este resulta irreconocible por los retoques y la graciosa cara de pez que muestra su piel agrietada.

Mientras sigue apoderándose del gusto popular, Sia confesó a New York Time que espera seguir haciendo música pop por otros 20 años. Además, estima que el anonimato se extenderá su “fecha de caducidad”.