Eme de Mujer / Si te acosan sexualmente en el trabajo es momento de hablarlo, callarse solo complica la situación. Además es necesario denunciarlo ante las autoridades.

“Entré a mitad de año a trabajar en el colegio, y no tenía amigos. Él era amable”. Así dice que se sentía esta exprofesora de colegio cuando conoció a otro profesor que le llevaba unos 30 años. “Un día le di mi número de celular, y empezó a mandarme mensajes invitándome a su casa” , continúa.

Un año después de que ella presentó su renuncia, se enteró de que al profesor lo echaron del colegio por haberle puesto la mano bajo la falda a una estudiante mientras daba clases particulares.

Te puede interesar: Mobbing: cómo reconocer el acoso laboral

Una abogada y profesora de la Universidad Nacional reflexiona: “Siempre el acoso sexual se da en la intimidad. Excepcionalmente alguien acosa en público, aunque en ámbitos laborales puede suceder”. Ella enfrentó un proceso legal durante seis meses para demostrar que un profesor de la Universidad de Purdue (Indiana, EE. UU.) la había acosado sexualmente en su lugar de trabajo.

Así también lo demostraron los casos hipermediáticos de mujeres que acusaron a Harvey Weinstein, ahora exproductor de Hollywood, de haberlas acosado sexualmente -e incluso violado- en el marco de sus contextos laborales.

Con esa coyuntura, el tema del acoso laboral ha estado rodeado de preguntas que no darán tregua pronto. Por ejemplo: ¿sentirse incómodo frente a una aproximación de un colega que busca un contacto sexual es suficiente para categorizar ese comportamiento como acoso?

Señales que te acosan sexualmente en el trabajo

“El acoso es una vivencia muy personal” , opina Nora Picasso, abogada y líder del grupo No Es Normal, de la Universidad de los Andes. Por esa razón recomienda: “Si hay situaciones sociales que te hacen sentir incómodo, exprésalo”.

Vale la pena aclarar que, a diferencia de otros tipos de maltratos en el trabajo, “el acoso sexual es una violación de los derechos humanos, y por eso no puede ser conciliatorio para ambas partes”, explica la abogada litigante de casos de violencia de género Lilibeth Cortés. ¡Por eso puede significar de uno a tres años de cárcel para el acosador!

(El acoso sexual laboral) es una forma de maltrato laboral que atenta contra la libertad sexual, la autoestima, la dignidad, la integridad moral y física y el derecho a la intimidad.

¿Qué señales debería tener en cuenta? La Oficina Internacional del Trabajo sugiere estar atento a estas señales para identificar un posible caso de acoso sexual laboral:

Ofenderse. Esté atento a si el trabajador abordado por otro se siente ofendido de cómo lo hace. Manipulación. Ojo a que una persona cree un contexto que no existe para obtener algo de otro colega. Involucrar presiones como expectativas, situaciones de trabajo, sacrificios que el otro hace por ti o favores es una actitud acosadora. La ‘no seducción’. Aunque se disfrace como coqueteo, normalmente un acosador no propone contexto para salir y conocerse como personas. ¿Qué debería hacer?

Nora Picasso, abogada y líder del grupo No Es Normal, de la Universidad de los Andes, le da estas recomendaciones si sospecha que está pasando por eso:

Háblelo con alguien. Muchas veces ayuda a darse cuenta de que tiene derecho a pedir que esta situación pare. Tenga registro. Documente correos, mensajes de texto, todo lo que pueda dar indicios de que el hecho sucedió. Vea si hay forma de comprobar que ambas personas estaban en el lugar del acoso a la hora que ocurrió. Investigue si hay personas que estuvieron en la misma situación; en la mayoría de los casos de acoso, quienes acosan lo han hecho antes. Averigüe cómo funcionan los procedimientos internos de su trabajo y, en caso de ser necesario, acuda al Ministerio del Trabajo. Busque acompañamiento psicológico si lo considera necesario para enfrentar la situación. Por Maru Lombardo

Fuente: GDA / El Tiempo / Argentina