El Luchador / Diversos estudios revelan que incluir las zanahorias en la dieta tiene efectos anticancerígenos por su poder antioxidante en la reducción de los radicales libres en el organismo.

Estudios de la Universidad de Duke, informaron que la deficiencia de vitamina A hace que los segmentos externos de la fotorreceptores del ojo tiendan a deteriorarse, lo cual daña la visión normal. La vitamina A presente en alimentos ricos en betacaroteno como el caso de las zanahorias, restauran nuestra visión.

Estudio del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard informó que las dietas ricas en beta-carotenos pueden desempeñar papel primordial contra el cáncer de próstata.

Otro estudio de la Universidad de Nueva York concluyó que la dieta rica en vitamina A es la clave para vencer la enfermedad, ya que nos ayuda a tratarla mejor, reduce la capacidad del cáncer para invadir los tejidos circundantes a la próstata.

Estudio que realizó la Universidad de Arkansas demostró que el extracto de zumo de zanahoria ayuda a mantener las células de la leucemia y a inhibir su progresión en el organismo por los antioxidantes del betacaroteno y poliacentileno que podemos encontrar en la hortaliza.

Además los antioxidantes y fitoquímicos de las zanahorias pueden ayudar con: la regulación del azúcar en la sangre, retarsan los efectos del envejecimiento y también mejoran la función del sistema inmune.

Reciente investigación demostró que los fumadores actuales que no tomaron zanahoria tienen hasta 3 veces más de padecer cáncer de pulmón en comparación con aquellos que comían zanahorias más de 1 vez al día.

 

 

 

Vía:  tiempo