Ecuavisa / Aunque te sorprenda, a mucha gente no le importa si otros ven o no lo que publican en las redes sociales… ¡de verdad que no! Existe una preocupación moderna por compartir contenido en línea y muchos buscan desesperadamente la validación a través de ‘me gusta’ y retweets. Pero otros publican cosas por su propio bien, porque los hace felices, ya sea que la gente lo vea o no.

¿Se siente bien pasar desapercibido?

Si nadie ve lo que publicas… ¿para qué hacerlo?

La BBC se sumerge en el mundo de lo que no se ve y lo que no se lee.

La creatividad no necesita una audiencia Larry y Kris Solik han estado casados durante 43 años y solían criar pollos.

Saltar las recomendaciones Quizás también te interese Los problemas de mostrarnos perfectos en las redes sociales ¿Qué es el “micro-cheating” y cuándo se convierte en una verdadera infidelidad? Josh Clark, el hombre al que no le gustaba el ejercicio y que puso a correr a millones de personas en todo el mundo “Solo acabo de empezar”: la exitosa carrera como modelo a los 69 años de la madre del multimillonario Elon Musk Fin de las recomendaciones

Ahora disfrutan haciendo videos juntos y los publican en línea, pero la mayoría de su contenido pasa virtualmente desapercibido.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption Para algunos, un sólo ‘me gusta’ -así sea de la mamá- es más que suficiente.

¿ Les importa  que nadie vea sus videos, como el de las filmaciones con drones de un cobertizo de papas con una canción de amor como banda sonora?

De ningún modo.

Son la creatividad y la amabilidad lo que inspira a la pareja, no la fama, la fortuna o la validación.

En su opinión, si logran introducir a una sola persona a la luz, el amor y la risa, entonces vale la pena.

Como dice Kris, ” al crear estamos dando “.

Uno de sus videos, una danza coreografiada al son de la música que emana de su lavadora, se volvió viral.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption Aunque no es lo que los inspira, uno de sus videos se volvió viral.

Pero ni siquiera las 4 millones de visitas les abrió el apetito así que siguen sin molestarse en buscar la manera de atraer más gente.

” N o creemos que la creatividad necesite una audiencia para expresarse “, declara Kris.

Lo que no intenta volverse viral puede ser encantador y mágico El sitio web  astronaut.io  rastrea YouTube en busca de videos no muy vistos (cargados directamente desde teléfonos, a menudo sin editar y sin título) y los presenta como un flujo continuo.

La idea es que estos pequeños fragmentos del mundo sean lo que el telescopio de un astronauta podría mostrarte mientras ves el planeta Tierra desde el espacio.

El efecto es fascinante .

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption Los videos de astronaut.io no tienen las pretensiones de los que quieren a toda costa ser populares, como tantos vlogers.

El creador del sitio, Andrew Wong, ama el contenido precisamente porque no tiene la “extraña actitud” que adoptan quienes tratan de obtener muchas vistas.

No se te está vendiendo nada, no hay sentido de proyección o curaduría, y es encantador.

Efectivamente,  h ay deleite y belleza genuina en los océanos de contenido no visto .

Creas para la mejor audiencia: tú mismo ¿Qué pasa si lo que hacemos realmente es sólo para nosotros?

Rebecca Fraser-Thill, profesora de Psicología en Bates College en Estados Unidos, cree que, en muchos sentidos, todos  somos nuestra mejor audiencia .

“Entendemos el contexto en el que creamos el material, cualquiera que sea, por lo que apreciamos nuestras propias creaciones de una manera muy real, más que cualquier otra persona”.

Derechos de autor de la imagen DOMINIO PÚBLICO Image caption La primera edición de los Poemas de Emily Dickinson, quien murió en 1886, fue publicada en 1890.

Emily Dickinson era una genio reclusiva, que escribió cientos de poemas que nadie vio hasta después de su muerte. Fue prolífica, pero parece que estaba persiguiendo a la musa artística sólo por su bien, no para otros.

Para Dickinson, escribir poesía fue una fuente de ambición y  orgullo que no dependía del reconocimiento de otras personas .

Tu audiencia puede ser imaginaria “La audiencia imaginaria”, explica Fraser-Thill, es una expresión que describe la sensación de que los demás nos escuchan o nos ven con entusiasmo.

“Todos los que publicamos algo en las redes sociales nos relacionamos de alguna forma con ‘la audiencia imaginaria’:  nos da  una sensación de amplitud , de que podemos compartir nuestras experiencias con todo el mundo”.

Fraser-Thill cree que incluso si nuestro contenido no encuentra una audiencia más allá de la imaginaria, puede ser psicológicamente beneficioso: “Hay algo que aplaudir de las personas que son capaces de perseverar,  incluso cuando no  están recibiendo  el refuerzo de comentarios o  ‘ me gusta ‘  o  ‘compartir’ “.

“Significa que tienen algo dentro de ellos que quieren preservar, así sea para sí mismos”, declara.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption ¿Qué mejor que hacerlo para ti mismo?

Evidencia de lo vivido Las redes sociales son una forma de “documentar nuestras vidas”, explica la psicóloga.

Nos dan “la sensación de un continuum, de que  podemos mirar atrás y ver algún registro de d o nde hemos estado” , independientemente de si alguien más lo ve también.

“No podemos desarrollar nuestro sentido de quiénes somos sin algún sentido de reflexión, para poder decir ‘esto es lo que soy, sé dónde estoy en el mundo'”, dice Fraser-Thill.

“Nuestra documentación nos ayuda a comprender los hilos que atraviesan el día a día y forma lo que llamamos nuestra identidad narrativa. Antes se solía llevar un diario, ahora usamos plataformas de redes sociales”.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption Lo que antes eran los diarios o los álbumes de fotos, ahora son las redes: el lugar donde registramos nuestras vidas.

No importa Existe la preocupación de que todos nos estamos convirtiendo en narcisistas obsesionados con las redes sociales; que estamos obsesionados con la validación de públicos reales o imaginarios.

Pero, en realidad,  usar las redes sociales no tiene que  reducirse a  mirarse en un espejo metafórico . También puede ayudar a comprenderte a ti mismo como ser humano, al revisar qué estás sacando al mundo y con qué estás contribuyendo.

Realmente no debería importarnos si no recibimos ‘me gusta’.

Crear y compartir contenido o arte no tiene que ver con buscar la validación de los demás o llegar a la mayor audiencia posible.  Pasar desapercibido no tiene que ser algo malo .

Entonces, la próxima vez que tu publicación reciba solo un puñado de ‘me gusta’ o tu video sea compartido sólo una vez (por tu madre), recuerda que estás documentando su propia vida, creando algo para ti y aprendiendo acerca de ti mismo en el proceso.

Ante eso,  ¿a quién le importa si no te comparten?