Emprendedores.es / El comercio electrónico en España sigue creciendo año tras año. Según datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) en 2014, año de referencia de su último informe, subió un 11,3% moviendo un volumen de negocio de 16.269 millones de euros. También crece el número de compradores online y el gasto medio por comprador (876 euros por persona). Pero ¿se mantendrá 2016 en esa senda de crecimiento? Y sobre todo, ¿qué tendencias marcarán el comercio electrónico?  

Tendencias que se consolidan Recorremos ese camino de la mano de Jordi Vives , gerente de Trusted Shop en España, certificadora de calidad de tiendas online. Para este experto, “los usuarios online seguirán creciendo en número este 2016”. Además -avanza-, “veremos cómo en los próximos meses la oferta se ampliará con la adquisición de productos más diversos”. ¿Y qué hay de las tendencias? Veamos pues:

Ofertas personalizadas. Es una de las tendencias estrella. Una de las ventajas del big data es que el análisis de los datos de los usuarios permiten personalizar las ofertas. Ya no se disparará de forma indiscriminada sino atendiendo a los gustos y preferencias de cada comprador online.

La seguridad, por encima de todo. Es un factor recurrente, pero que no debes desestimar si montas un e-commerce -o si ya lo tienes-, “ya que los compradores valoran muy positivamente la seguridad de los sitios web”.

Adaptar la web a todos los dispositivos. Un diseño de web responsive o, lo que es lo mismo, adaptado a los diferentes dispositivos (móvil, tablet…) ya no será una opción en 2016, sino un imperativo comercial. “Lo contrario entorpece la experiencia de usuario, lo que puede propiciar el abandono del carrito y ser penalizado por Google al mismo tiempo”, señala Vives.

Atrapados por las redes. Las redes sociales están integradas en el comercio electrónico. Muchos compradores acuden a ellas para conocer valoraciones de clientes sobre determinados productos y servicios. Por eso la tendencia es convertir las redes sociales en un canal para fidelizar a los clientes. Muchos e-commerce ya lo están haciendo.  “Del mismo modo cobrarán importancia las valoraciones de clientes en la propia tienda. Las opiniones de otros usuarios son muy importantes para los clientes, por lo que habilitar un espacio para las mismas, es algo muy positivo para las tiendas online”.

Presencia online y offline: dos mejor que uno. Muchos compradores prefieren tiendas digitales que también tengan presencia física. En las primeras buscan y comparan los productos de una forma cómoda a través de su móvil, tablet u ordenador personal, en las segundas, los compran. “Esa alianza entre ambos canales puede convertirse en la mejor baza para los empresarios. Además, hay que ser conscientes de que la omnicanalidad es ya una realidad”, afirma el experto de Trusted Shops.