El Observador / Las grasas trans son un tipo de ácido graso generalmente presente en ciertos tipos de alimentos industrializados. Los ácidos grasos son una fuente de energía para el cuerpo. Pueden dividirse en: saturados, monoinsaturados, poliinsaturados y trans. Generalmente, los mono y poliinsaturados se asocian a un menor riesgo de enfermedad coronaria, mientras que los saturados y trans se asocian a un mayor riesgo cardiovascular.

Las grasas trans están presentes con frecuencia en alimentos y productos comerciales dado que son baratas y dan al alimento períodos de conservación más prolongados.

Este tipo de grasas pueden aumentar los niveles de colesterol “malo” (LDL colesterol) y disminuir los niveles de colesterol “bueno” (HDL colesterol), por lo que son responsables de aumentar el riesgo de enfermedades del corazón.

Algunos alimentos de origen animal como la leche, la manteca y la carne de animales presentan naturalmente este tipo de ácidos grasos en cantidades muy pequeñas. Sin embargo, no parecerían ser tan perjudiciales para la salud como las trans sintéticas, presentes mayormente en productos como margarina, galletas dulces, galletas rellenas, galletas saladas, alfajores, productos de repostería, aderezos, etc.

Para evitar este tipo de grasas es conveniente llevar una alimentación rica en frutas y verduras y pobre en alimentos que puedan contenerlas. Las frutas y verduras por naturaleza no contienen grasas trans.

También se debe aprender a leer los rótulos nutricionales de los productos, en los que puede aparecer la cantidad de grasas trans presentes por porción de alimento, así como también saturadas, colesterol y totales. Asimismo, pueden aparecer en el listado de ingredientes bajo el nombre de aceite vegetal hidrogenado” o “… parcialmente hidrogenado”. Es importante prestar atención a este listado porque las compañías están autorizadas a escribir “0 g de grasas trans” cuando el alimento contiene menos de 0.5 g de estas grasas por porción. Esto significa que en muchos productos puede figurar el dato: “grasas trans por porción: 0 g” pero no necesariamente estar exento de las mismas por completo.

Es importante incorporar comidas con grasas insaturadas, como las monoinsaturadas presentes en los aceites vegetales (oliva, canola, maní, etc), frutas como la palta, nueces y semillas. Las grasas poliinsaturadas se encuentran en aceites vegetales y en el pescado graso.