@TipsFemeninos // Tips para cuidarte sin dejar de ser mamá // Miami. Quienes tenemos hijos sabemos lo difícil que puede ser hacerte un tiempo para ti. Porque tus pequeños (o no tan pequeños) siempre parecen tener necesidades urgentes de las que tienes que hacerte cargo: comer, bañarlos, llevarlos al colegio y a clases de inglés, danza, música o fútbol, salir de compras, ayudarlos con los deberes, ayudarlos a encontrar su remera favorita.

¡La lista es interminable! Pero parte de ser una buena madre incluye también hacerte tiempo para ti, para cuidarte y hasta mimarte. Y estas son las cosas que deberías incluir en tu rutina sin culpa, sin sentir que eres egoísta, sino todo lo contrario, porque amarte es amarlo.

Cuidar tu cuerpo incluye más que alimentarte e higienizarte. También incluye tiempo para hacer deporte o ir al gimnasio, así como para ir al médico. ¡También para darte un baño de espuma! Y cuando estás enferma, ¡tomarte un tiempo para descansar!

Recuerda que las madres enseñamos más con el ejemplo que con las palabras. Si tú cuidas tu cuerpo, ellos aprenderán a cuidar el suyo.

Nuestra mente no solo sirve para solucionar sus problemas o como planificador perpetuo para sus actividades.

Si quieres ser una buena mamá tienes que cultivar tu mente. Y una gran manera de hacerlo es leyendo: designa una hora al día en la que todos se sentarán a leer, cada uno algo de acuerdo a su edad. De esta manera estarás dando un gran ejemplo y estimulándolos a leer, al tiempo que disfrutarás de una hora de paz y deleite.

Una de las cosas que más nos cuesta a las madres es decirle que no a un niño por hacer algo que nosotras queremos. Por ejemplo, decirle a tu niño que no puedes llevarlo a la casa de su amigo porque quedaste de encontrarte con una amiga esa tarde para conversar.

La clave es que él tiene que aprender sobre los límites y a manejar su frustración, y tú tienes que enseñarle que no estás a su disposición porque tienes tu propia vida más allá de ellos.

Muchas veces nos distraemos ocupándonos de lo urgente y nos olvidamos de lo realmente importante. Como mamás, tenemos que aprender a priorizar lo importante y muchas veces preguntarnos, ante algo que nos parece urgente, si es realmente importante. Y si resulta que no es tan importante, déjalo pasar.

 

Fuente: Imujer

Escrito por: Alejandra Gutierrez

@TipsFemeninos