Confirmado / Paso 1: Sal a dar un paseo
  El mal humor, el aislamiento y la inactividad a veces van atados con el mismo cordón. Creemos erróneamente que alejándonos de todo y de todos, de alguna manera nos servirá para librarnos de ese estado de ánimo. Además de ello, al sentirnos malhumorados,  la motivación por ocuparnos de lo cotidiano se diluye en gran medida.

¿La solución? Saca un poco de voluntad y sal a caminar. Observa con detenimiento las calles, cómo se mueven los árboles con la brisa, mira a la gente pasar o visita un lugar que te guste. Pues está científicamente comprobado que la naturaleza tiene efectos maravillosos en la psique.

Paso 2: Crea una lista de música feliz
Hay canciones que tienen el poder de subir tu ánimo con tan sólo disfrutarlas por un par de minutos: bien porque las asociamos con recuerdos agradables, o porque sus ritmos nos trasladan de manera mágica a un lugar feliz y placentero.

¿Identificas algunas? Sí es así, tenlas reservadas en la mente para que sirvan de  ?salvavidas? cuando seas asediado por este estado de ánimo tosco. Una vez hecho esto, elabora una lista de reproducción especial para aquellos días en los que ni el café ni el chocolate ejercen demasiada influencia sobre ti. Reprodúcela y deja que el efecto curativo de la música te libere del mal humor.

Paso 3: Realiza una lista de agradecimiento
  Además de lo que aquí recomendamos, es necesario que, en primer lugar, identifiques la causa real de tu mal humor. Respóndete las siguientes preguntas: ?¿qué te incomoda? ¿Tu estado de ánimo está relacionado a una crisis depresiva, o sientes que sencillamente despertaste con el pie izquierdo??. Cuando reconozcas el origen de todo, es fundamental meditar y otorgarle mayor peso a cosas positivas que han ocurrido en tu vida.

No importa si se remontan a décadas atrás, durante la infancia o adolescencia, haz una lista de gratitud por todo lo bueno que has experimentado a lo largo de tu existencia. Como humanos, tenemos el potencial de modificar nuestra realidad trabajando en nuestros pensamientos, porque somos lo que ocupa nuestra mente.

Paso 4: Llama a un amigo
Desde lo simple puedes lograr mucho en la tarea de deshacerte del mal humor. Inclusive con lo impensable como cambiar los mensajes de texto, y en su lugar, realizar una llamada telefónica a un amigo o familiar con el que sintamos una conexión verdaderamente fuerte, encontramos alivio. Más cuando tenemos conversaciones que nos ?resetean? y hacen olvidar  nuestro estado inicial.

¿Qué te han parecido estos pasos para deshacerte del mal humor? Dependiendo de la causa, serán de utilidad para adoptar una mejor actitud de cara al día a día. No obstante, es importante tener en cuenta que el mal humor es también señal de depresión, y en estos casos aconsejamos solicitar opinión médica por tu bienestar.