Confirmado / Queremos empezar con una sugerencia, si son de la edad de piedra y se asustan ante el simple pronunciamiento de “sexo anal”, este no es lugar para ustedes, vayan y lean sobre las típicas formas de tener sexo.

Por el contrario, si tú eres de los que ya aceptaron que la sexualidad es un tema muy relativo que ha sufrido de múltiples paradigmas perniciosos que impiden su plenitud, entonces bienvenido. Sí, porque ya sabemos que no falta el que cree que el sexo anal es exclusivo para los homosexuales o que “cuando te acoplas bien con tu pareja, sólo necesitas el pene y la vagina”

Pues pobres, no podrían estar más lejos de la realidad, o del placer sexual. Bienaventurados aquellos que ya lo han probado. Real, porque se trata de un estímulo tan satisfactorio que claro como distinto.

 
La práctica del sexo anal requiere conocimiento y destreza, de lo contrario, puede resultar una experiencia amarga, dolorosa y peligrosa. Sin embargo, la estimulación adecuada, ya sea con los dedos, con la boca, o con la misma penetración, causa fuertes y gratificantes sensaciones de placer.

Aquí las mejores 5 posiciones para hacerlo de lo mejor:

 
1. La rana:

Comenzar con una manipulación digital en el ano es importante. Por eso esta posición es perfecta para empezar. Ellas deben estar acostadas boca abajo con las piernas un poco abiertas y así el hombre puede estimular y relajar antes de iniciar la penetración.

 
2. El caballo salvaje:

El hombre debe estar sentado con las piernas cruzadas y ella encima. Esta postura le permitirá más contacto con su pareja, es perfecta para estimular el clítoris y les permite a las mujeres tener el control de la velocidad y profundidad de la penetración. Si apenas está experimentando, no es muy buena idea practicarla.

3. El misionero:

La posición más popular, y para muchos aburrida, resulta ser la ideal para los que están empezando, no sólo por comodidad, sino también porque logra que el músculo ?puborrectal? se relaje facilitando la penetración. Para una mejor experiencia coloque almohadas debajo de la pelvis de su pareja.

 
4. La cuchara:

Un punto clave para que el sexo anal sea placentero es estar relajado, y esta posición ayuda mucho. Ella debe estar acostada de lado y dándole la espalda al hombre. El contacto con los senos y el clítoris es mayor. Y no sobra decirlo, es la posición correcta para empezar con esta práctica sexual.

 
5. El ventilador:

Para esta posición ayúdese de una silla. Ella debe apoyar los brazos en la silla bajar el tórax e inclinar la cadera (estilo posición perrito). El hombre estando de pie es quien controla el movimiento y tiene, además, la posibilidad de estimular el clítoris. Esta postura no es apta para inexpertos en sexo anal pues la penetración que se logra es profunda.