El Clarín / Whatsapp, Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y la lista sigue. Las redes sociales son protagonistas principales del actual panorama comunicacional. La forma en la que la gente se relaciona cara a cara migró hacia aplicaciones virtuales: rupturas por chat, emociones manifestadas con emoticones, malentendidos y hasta “ciberpiquetes” son parte del menú originado por el mayor alcance y la rapidez que facilita la tecnología. 

“Existe un fenómeno cada vez más observado, conocido con el nombre de ‘ phubbing ‘, que se define como la acción de ignorar al otro que tenemos enfrente por prestar atención al teléfono celular”, explicó Laura Jurkowski, psicóloga y fundadora del centro de tratamiento de adicciones a Internet Reconectarse.

Esta acción, junto a otros comportamientos de interacción con dispositivos tecnológicos, puede generar algunos inconvenientes. Inclusive pueden llegar a provocar rupturas de pareja y de amistades. “A veces sucede que una persona le está contando algo muy angustiada a un amigo, y éste último se pone a chequear Facebook en la mitad de la conversación “, ejemplificó.

Pero la responsabilidad no es exclusiva de la tecnología, advierte la especialista. Son reacciones, acciones o emociones que se agregan a las que ya se daban en las relaciones cara a cara , solo que ahora se presentan con las características propias del marco virtual. En el caso de WhatsApp, por ejemplo, “pasa a veces que la forma en que el receptor interpreta un mensaje difiere de la entonación que le quiso poner el que lo escribió” y ahí se generan malentendidos.

Mirá también: Un uso mejor y más conciente de la tecnología

Cuando se forman grupos en este servicio de mensajería, en algunos casos se da una suerte de “dependencia por ver cuál es la reacción de otro miembro a partir del comentario que uno hace, o hasta también aparecen celos y competencia”, amplió Jurkowski, quien no obstante remarcó que son emociones “propias de los grupos sociales en general”.

En este sentido, aclaró que lo que hacen los “soportes tecnológicos es multiplicar” , ya que los mensajes virtuales facilitan que los diálogos se den más seguido y lleguen a más personas. Por eso, concluyó, el objetivo debiera ser “sumar y no restar”. Es decir que “no hay que reemplazar” la relación virtual por el cara a cara o viceversa, o calificar de “negativa a una u otra. Se trata de una convivencia entre ambas por sus particularidades”.

Por eso, la psicóloga recomendó “respetar los momentos en los que uno está conectado a Internet y los que no está conectado” , y además recalcó “no perder los vínculos cara a cara porque incluye sentidos que de otra forma no se dan”.

Mirá también: Facebook provoca efectos similares a la droga en el cerebro

La “multiplicación” generada por Internet, mencionada por Jurkowski, también se relaciona con la extensión de las maneras en qué los usuarios reaccionan a algún episodio a través de plataformas virtuales.

“No es casual que Facebook haya incorporado nuevas reacciones al clásico ‘me gusta’ para ampliar nuestras posibilidades de comunicación” en redes sociales, consideró Giselle Bordoy, docente de la Cátedra Datos de la carrera de Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Las reacciones movilizadas a través de soportes tecnológicos se cuentan cada día, como cuando en los últimos días un grupo numeroso de televidentes de Los Simpsons le solicitaron a Telefé que incluya nuevamente el programa en la grilla de los domingos, a través de campañas distribuidas por Facebook y Twitter.

En este sentido, Bordoy indicó que “es natural” que los usuarios utilicen Internet como medio para expresar una opinión sobre un producto que consumen mediáticamente: “La protesta por Los Simpsons fue a través de memes (imagen o video para difundir un concepto en internet) y no en la calle”.

La docente subrayó que todo lo que concierne a Internet “está invadiendo hasta el último rincón de nuestra existencia”, pero aclaró que “no es algo malo en sí mismo. Diseñado y gobernado de manera apropiada, puede ser, de hecho, extremadamente liberador y un avance saludable para la democracia”.